Política
Mariano Rajoy (PP). PD

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, ha llamado este lunes 19 de junio de 2017 a la moderación y la concordia porque, según ha dicho, el "extremismo, el griterío y la crispación no sirven absolutamente para nada".

A su entender, la tranquilidad y la moderación son necesarias para afrontar los retos que tiene España, ya que, lo demás es "una excelente forma de perder el tiempo, que no crea ningún efecto positivo".

Así se ha pronunciado la presentación de la conferencia de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, organizada por el Foro Nueva Economía, un día después de que Sánchez -tras ser proclamado nuevo secretario general del PSOE- haya asegurado que el Partido Socialista solo compite con el PP y se haya comprometido a combatirlo con las fuerzas del cambio.

Rajoy ha hecho hincapié en esa llamada a la moderación tanto al arranque como al término se su intervención. "Pienso que necesitamos moderación, tranquilidad, concordia y buenas formas, y no crispación y generar problemas donde no los hay", ha manifestado, para agregar que en esta etapa son muchos los retos que hay que afrontar como seguir "perseverando" para avanzar en la recuperación económica y trabajar "mucho y bien" para seguir generando empleo

Apenas una semana después de superar la moción de censura presentada por Podemos y los gestos entre PSOE y Podemos, el jefe del Ejecutivo ha recalcado que es "fundamental la concordia, la tranquilidad, la mesura y la moderación", ya que, según ha indicado, lo demás es "una excelente forma de perder el tiempo" que no crea "ningún efecto positivo".

Rajoy ha señalado que "conviene en tiempos difíciles para Europa" -con ejemplos como lo sucedido en Londres o el incendio en Portugal que ha causado más de 60 muertos-actuar "con eficacia", como a su juicio hace el Gobierno madrileño.

Se trata, ha proseguido el presidente del Gobierno, de no "perder de vista los temas fundamentales" y fijar "bien las prioridades", dejando a un lado "el extremismo, el griterío, la falta de moderación, la falta de concordia y la crispación" porque eso "no sirve absolutamente para nada".