Política

Una pillada antológica que deja bien a las claras cómo son, entre bambalinas, las reacciones de algunos políticos que no encajan del todo bien algunos reveses.

La delegación andaluza daba la 'espantá' en la noche del sábado 17 de junio de 2017. Se iba por la puerta de atrás del pabellón de IFEMA donde se celebraba el 39º Congreso Federal del PSOE, rumbo a un restaurante madrileño y pasando de los delegados que votaban las propuestas y enmiendas que regirán el destino del partido.

Según da cuenta 'El Economista', este 'feo' a Pedro Sánchez, ganador de las primarias y cuya entronización era el leitmovit de esta cita, se tradujo en multitud de butacas vacías en la sala donde se votaba después de que éste se reuniera por espacio de menos de 10 minutos con la presidente de Andalucía y hasta ahora mayor rival interna, Susana Díaz.

Y allí, entre manteles, en una especie de escenario improvisado y en plena algarabía de los asistentes, Díaz bromeó durante unos instantes antes de dar su discurso. Una vez consiguió que Mario Jiménez, exportavoz de la Gestora y 'mano derecha' suya hizo aparición en la sala ante los reclamos de su jefa, ésta se arrancó con la siguiente frase en un tono más que coloquial (a partir del minuto 2:15): "En las primarias me han dado a mí una hostia".

A continuación, en un sesgo más conciliador aunque sin abandonar el tono sardónico, Díaz dijo en referencia al Congreso: "Hemos venido a ayudar, a aportar y a dar lo mejor que tenemos del PSOE de Andalucía". Unas declaraciones que contrastan con el hecho de que su delegación no estuviese en las votaciones.