Política

Pablo Casado se remangó -literal y metafóricamente- este 16 de julio de 2017 en el acto de la Escuela Miguel Ángel Blanco de las Nuevas Generaciones del PP en Bilbao, y puso a caldo al partido Podemos y sus simpatías con terroristas y dictadores.

Los mismos que justifican a ETA son los que justifican a los totalitarios en Cataluña y justifican a los dictadores en Venezuela.

A partir de ese contundente titular, Casado incidió con un tono pausado y calmado en arremeter contra los podemitas, los independentistas catalanes y contra figuras del terrorismo vasco como Otegi, al que muchos desde la izquierda maquillan ahora como un 'actor para la paz'.

Esa equidistancia y esas amistades peligrosas son las que tenemos denunciar. Las purgas de Puigdemont se parecen a las de Maduro, pero también a la absoluta intransigencia que vivimos en los peores años en los que a los constitucionalistas nos costaban la vida defender nuestras ideas.

Pablo Casado enumeró a muchos culpables de la indigencia moral que se vive en España desde buena parte de la izquierda radical, y señala a Pablo Iglesias, al rapero Hásel, a Zapata, a Carmena, a Errejón y a Otegi:

Nosotros no somos como el impresentable Hásel que humilla a Ortega Lara diciendo que tenía más espacio en su zulo que algún trabajador de campo; nosotros no somos como Zapata, que en un chiste impresentable se mofaba de víctimas como Irene Villa; no somos como Otegi, que no es una persona inocua, disparó dos tiros a la tripa de nuestro compañero Gabriel Cisneros y mantuvo secuestrado a Javier Rupérez; "pero tampoco somos como Errejón, que decía que Otegi era una persona presa por sus ideas políticas; ni como Carmena, que excarcelaba etarras porque tenían varices en el esófago, ni como Iglesias, que dice sin pudor que si ETA siguiera matando Podemos no existiría. 

"Veo un país enfermo cuando alguien lleva una camiseta de Chávez en vez de Leopoldo López", concluía Pablo Casado entre otros ejemplos.