Política
Ada Colau. BC

Está hecha una fiera porque el Tribunal Constitucional anuló la ley catalana que prohibía las corridas de toros en la Ciudad Condal. La muy "animalista", que declaró tras el fallo  que "los toros no volverán a pisar el albero barcelonés" y que "trabajaremos para que la sentencia quede sin efectos; haremos todo lo posible. No solo lo rechazamos política y socialmente sino que nos avala la normativa catalana y municipal que prohíbe cualquier maltrato a los animales", se ha quitado sin embargo la montera para saludar a un abarrotado tendido lleno de izquierdistas que, como ella,  aplauden la musulmana Fiesta del Sacrificio.

A partir del viernes 1 de septiembre de 2017, la población musulmana que en España se acerca a los dos millones, celebra la llamada Pascua Musulmana (Idu al-Adha), en recuerdo del cordero que degolló Abraham como sacrificio a Dios en lugar de su propio hijo. Desde esa fecha tienen cuatro días para cortar cuellos a destajo.

Así, pisos, patios interiores, solares privados y terrenos públicos se convierten en improvisados mataderos sin ningún tipo de control, donde los animales que tanto defiende la alcaldesa de Barcelona sufren lo indecible y son degollados.

A la celeración se han sumado también otros políticos algo despistados y 'acojonados', caso del PSOE de Melilla, por boca de la inefable gloria Rojas, quien ha trasladado un mensaje de felicitación a los musulmanes "a pesar de la tensión que se ha generado en las últimas semanas y la polémica suscitada con respecto al paso de corderos de Marruecos". Y es que consideran que esta fiesta es "riqueza cultural".