Política
Mezquitas y separatismo en Cataluña.

¿Se acuerdan cuando Jordi Pujol, el honorable, fomentaba la llegada a Cataluña  inmigrantes marroquíes? A finales de 2008 se publicó Toc d'Alerta, un libro entrevista de Salvador Cot con Heribert Barrera y Jordi Pujol, prologado por el hoy director de TV3 Vicent Sanchís. --La gran idea fue de Pujol: “Es más difícil integrar a un latinoamericano que a un marroquí”--

HERIBERT BARRERA: Además, creo que lo que complica bastante las cosas es que es más difícil integrar a un latinoamericano que un andaluz

JORDI PUJOL: Esto, seguro; y más que a un marroquí, la religión aparte, a los latinoamericanos les cuesta entender la catalanidad".

Pues parece que les han salido rana. La Comisión Islámica española ha ordenado --según informa El Mundo-- abortar cualquier acto independentista organizado en las mezquitas catalanas. La decisión la ha adoptado después de que recientemente se cancelara uno en la localidad de Vilanova i la Geltrú en el que se promovía la colaboración musulmana para «fundar un Estado nuevo».República Islámica de Cataluña: el separatismo fomentó la llegada de islamistas radicales

Precisamente el acto estaba previsto en uno de los centros en los que operó el imam de Ripoll Abdelbaki Es Satty, líder de la célula que perpetró los atentados de Barcelona y Cambrils, y que está considerado uno de los principales focos de proselitismo islamista radical.

La organización que preside Riay Tatary, que representa a todas las comunidades religiosas islámicas ante la Administración española, ha trasladado la orden interna a sus asociados de que los templos sólo pueden ser empleados para albergar actos religiosos. «La política debe estar fuera de las mezquitas», les ha aleccionado.

No hay que olvidar --como hace El Mundo en su editorial-- que según los datos que maneja la Policía, de las más de 1.200 mezquitas que hay en nuestro país, alrededor de un centenar están vinculadas al salafismo y defienden la interpretación más radical del islam, como ocurre en países del Golfo como Emiratos, Arabia Saudí o Qatar.

A esta situación, que ha convertido Cataluña en uno de los lugares, junto con Ceuta y Melilla, donde más yihadistas han sido detenidos, ha contribuido de alguna manera el independentismo. Los diferentes gobiernos de Jordi Pujol favorecieron a través de ayudas económicas la instalación en Cataluña de inmigrantes musulmanes, en detrimento de una inmigración hispanohablante procedente de Latinoamérica.

El partido del ex presidente, CDC, intentó también atraerse hacia el separatismo a la comunidad musulmana a través de la fundación Nous Catalans, dirigida entonces por el independentista Àngel Colom y que durante la campaña de las autonómicas de 2012 intentaba convencer a los inmigrantes musulmanes de las ventajas de una supuesta Cataluña independiente.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han constatado que la inmigración de origen musulmán se ha disparado en una década desde los 30.000 ciudadanos al medio millón, lo que supone un 6,4% de la población total. Se da la circunstancia de que en determinadas poblaciones la proporción de musulmanes supera el 20%. El citado incremento, ha recalcado la Policía, supera la media nacional. En términos absolutos, las cifras catalanas se encuentran por encima de las de Madrid y Andalucía.