Política
Los guardias lanzaban regularmente bombas lacrimógenas dentro del calabozo y tapaban las rejas de la puerta

Los relatos fidedignos y coherentes de las víctimas y testigos indican que las fuerzas de seguridad de la dictadura de Nicolás Maduro han utilizado sistemáticamente fuerza excesiva para impedir las manifestaciones, sofocar la disidencia e infundir temor.La ONU acusa al régimen del dictador Maduro de torturas y malos tratos

Torturas a niños, malos tratos y violaciones domiciliarias dibujan un paisaje de terror en Venezuela. Mientras Maduro mata de hambre a los venezolanos, aquí las televisiones protegen a su franquicia Podemos, tercera fuerza política del Congreso.

"Me echaron cloro y sal en la boca, me golpearon con palos y lanzaron gases lacrimógenos cerca de mi cara. Perdí el conocimiento”. 

"Los guardias lanzaban regularmente bombas lacrimógenas dentro del calabozo y tapaban las rejas de la puerta con una colchoneta para evitar que el gas saliera"

Un ex detenido dijo que militares ataron sus manos y pies y lo suspendieron del cielo raso. “Estaba desnudo por completo. Me empaparon con mucha agua. Un guardia repetía ‘mójalo bien porque si no lo quemas’”. Le dieron descargas eléctricas mientras lo interrogaban. “No aguantaba el dolor”

También narró cómo los guardias arrojaron “cebollitas” en la celda, es decir, papel es que contenían el polvo químico empleado en la producción de las bombas lacrimógena s, a los que prendieron fuego. “Sientes que te estás quemando vivo” , dijo.

Dos mujeres jóvenes contaron cómo los guardias les colocaron capuchas con polvo de gas la crimógeno durante dos horas.

Según otros ex detenidos entrevistados por el ACNUDH, las fuerzas de seguridad también los agredieron verbalmente, por ejemplo con insulto s de índole sexual, y los humillaron. A algunos detenidos se les obligó a desnudarse; dos mujeres informaron que tuvieron que limpiar el inodoro y varias mujeres fueron obligadas a sentarse con las piernas abiertas.

Los guardias amenazaban sistemáticamente a hombres y mujeres con violación y otros actos de violencia sexual, así como con la muerte o con hace rle daño a sus familiares. A varios detenidos se los esposó sin necesidad durante varios días, hasta para dormir.

A muchos detenidos les propinaron fuertes palizas en todo el cuerpo, incluidos los genitales, y a un hombre lo esposaron y suspendieron de la tubería de un tanque de agua durante nueve horas y lo golpearon sin interrupción.

Otras personas sufrieron quemaduras de cigarrillos, fueron obligados a arrodillarse por largo tiempo o a escuchar canciones y consignas progubernamentales durante horas.

DESAPARICIONES FORZADAS

Es la denuncia que hace la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (ACNUDH) que ha apuntado a posibles ejecuciones extrajudiciales por parte las fuerzas de seguridad y a varios casos de desapariciones forzadas durante las protestas antigubernamentales en Venezuela.Maradona publica un lamentable mensaje a favor de la dictadura de Maduro

Durante las manifestaciones, la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), que forma parte de las fuerzas armadas, utilizaron gases lacrimógenos y otras armas menos letales, como tanquetas lanza-agua y perdigones de plástico, sin previo aviso, de manera no progresiva y en violación de los principios jurídicos internacional es de necesidad y proporcionalidad.El País le da con la mano abierta a Podemos señalando las atrocidades de su siniestro amigo Maduro

Las armas menos letales también se han empleado sistemáticamente con el fin de causar daño innecesario; por ejemplo, las fuerzas de seguridad han lanzado gases lacrimógenos directamente y a corta distancia contra los manifestantes, tanto mujeres como hombres, y han modificado las municiones para hacerlas más dañinas.El gilipollas que faltaba: Willy Toledo se ensaña con Bosé por atacar a Maduro

El ACNUDH también documentó el uso por las fuerzas de seguridad de fuerza letal contra los manifestantes. Solo en contadas ocasiones las autoridades han condenado lo s incidentes de uso excesivo de la fuerza; en la mayor parte de los casos han negado l a responsabilidad de las fuerzas de seguridad en tales incidentes y han calificado repe tidamente a los manifestantes de “terroristas”.

En casi todos los casos de detención, las fuerzas de seguridad sometieron a los detenidos, incluidos a los niños, a una o más formas de tratos crueles, inhumanos o degradantes, equivalentes en varios casos a actos de tortura, según ya había adelantado la ONU.El dictador Maduro, el amigo de Podemos, adjudica un negocio petrolero al 'cerebro financiero' de la trama Gürtel

"La ACNUDH llegó a la conclusión de que las fuerzas de seguridad emplearon sus armas de servicio durante las manifestaciones, causando la muerte de 27 manifestantes", según el informe definitivo sobre las violaciones cometidas entre el 1 de abril y el 31 de julio, periodo en el que murieron un total de 124 personas.El 'macho alfalfa' Iglesias se lleva un hostión tuitero por burlarse de las matanzas de Maduro

De las 124 muertes relacionadas con las manifestaciones que el Ministerio Público ha investigado, las fuerzas de seguridad son responsables de al menos 46, de las que dos se produjeron por inhalación de gases lacrimógenos, una por perdigones de plástico, 14 por perdigones y "metras" (canicas), dos por el impacto de cartuchos de bombas lacrimógenas u otros y 27 por armas de fuego.

La ONU ya adelantó el pasado día 8 las conclusiones preliminares de su investigación, la cual efectuó mediante 135 entrevistas a testigos desde Panamá y Ginebra, dado que no tiene acceso al país.

La ACNUDH ha registrado además "varios casos de desapariciones forzadas", una forma particularmente agravada de detención arbitraria, pero ha podido determinar el paradero de todas las personas cuyos casos fueron documentados.
Actos de tortura

Según la ONG Foro Penal Venezolano, 5.051 personas, entre ellas 410 niños, fueron detenidas entre el 1 de abril y el 31 de julio, fecha esta última en la que seguían arrestadas 1.383 personas.

Al menos 609 civiles detenidos tuvieron que comparecer ante tribunales militares, por lo general aquellos considerados opositores.

En casi todos los casos de detención, las fuerzas de seguridad sometieron a los detenidos, incluidos a los niños, a una o más formas de tratos crueles, inhumanos o degradantes, equivalentes en varios casos a actos de tortura, según ya había adelantado la ONU.

El organismo sostiene que los casos más graves fueron responsabilidad del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) y de la Guardia Nacional Bolivariana (Policía militarizada).

En uno de los casos más graves se utilizaron descargas eléctricas, pero la ACNUDH también documentó casos en los que las fuerzas de seguridad emplearon gases lacrimógenos y otros productos químicos en espacios confinados o los aplicaron directamente a las vías respiratorias de los detenidos para estimular su asfixia.

Ante la constatación de todos estos abusos, entre otros que ha documentado, la ACNUDH pide al Consejo de Derechos Humanos y a la Asamblea General de la ONU que consideren "adoptar medidas" para evitar un mayor deterioro de las libertades fundamentales en Venezuela, y solicita a Caracas que le de nuevamente acceso al país.
"La democracia está apenas viva"

El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, ha declarado que las recientes decisiones del oficialismo en Venezuela, donde se acaba de anunciar un juicio por traición contra líderes opositores, están acabando con lo poco de democracia que queda en este país.

"Con el paso del tiempo, hemos visto la erosión de la democracia en Venezuela y lo que está ocurriendo aumenta la impresión de que se está exprimiendo lo que queda de vida democrática", ha comentado en una rueda de prensa.

"La democracia está apenas viva, si es que sigue viva, así lo plantearía yo", ha agregado el alto responsable de la ONU.