Política
Garzón, Montero y Errejón.

Ahí tienen a los verdaderos demócratas. Esos que para nuestra desgracia encarnan el poder ejecutivo y que se cansan de proclamar la separación de poderes pero en cambio, no dudan en señalar en público a la Justicia cuando esta no les satisface.

Está pasando una mala tarde Alberto Garzón. El líder de IU y mascota de Pablo Iglesias en Podemos ha encajado como una patada en el estómago la decisión de un juez de que el aquelarre nacionalista en la capital de España, con la connivencia de Manuela Carmena, no tenga lugar--¿A qué espera la Fiscalía para echar sus garras sobre Carmena y su edil okupa por dar cobertura a la consulta ilegal del 1-O?--.

"La justicia en España no existe", se ha atrevido a exclamar el político republicano. "El Régimen del 78 es un estado de excepción para el que no piensa como ellos--Así entrega Madrid a los independentistas catalanes la desvergonzada Carmena--.

Es una verdadera vergüenza. Un juez suspendiendo un acto de debate público en un sitio cedido por el ayuntamiento de Madrid

En esa misma línea se han manifestado otros ilustres podemitas como Irene Montero, Iñigo Errejón:

La justicia ha obligado a Carmena a anular la cesión de un espacio municipal para un colectivo que pretendía apoyar desde Madrid el referéndum de los separatistas catalanes.

Según ha avanzado El País, el juez ha tomado la decisión de suspender cautelarmente la autorización municipal.

El PP había recurrido la cesión de este espacio, que se trataba de una sala del Matadero perteneciente al distrito de Arganzuela, el reino de Taifas que controla la extravagante Rommy Arce--Rommy Arce, el brazo ejecutor de Carmena que le ha dado el poder a las mafias okupas--.

El PP interpuso un recurso y acusó públicamente a Carmena de hacerle el juego al separatismo--Rommy Arce se pasa por el forro una orden de desalojo a sus amigos los okupas --.