Política
Cristina Cifuentes, María Dolores de Cospedal y Julio Rodríguez. PD

Julio Rodríguez, conocido popularmente entre el gremio militar como Julio 'El Rojo', pero también como 'El Alakrano' por su pésima gestión en el secuestro de un pesquero español a manos de unos piratas somalíes, ha vuelto a tener uno de esos gestos que ponen en tela de juicio que realmente sintiera el traje y las condecoraciones militares.

La última perla cultivada del exJemad durante las legislaturas de José Luis Rodríguez Zapatero ha sido la de afirmar tajantemente lo siguiente en RNE en relación a la participación de la clase política en los actos del 12 de octubre de 2017, Día de la Hispanidad:

El patriotismo lo hace mucha gente todos los días, y no algunos que chillan mucho y rescatan bancos antes que a la gente.

El problema para Rodríguez es que él fue el más alto cargo militar, alguien que debería de llevar la defensa de España grabada a fuego, pero una vez despojado del uniforme y enrolado en las filas de Podemos busca continuamente argumentos para abrir grietas en esa unidad patriótica. Y claro, en Twitter le han puesto fino filipino: