Política
Adolfo Suárez Illana.

Al igual que la fuga de empresas en Cataluña, las voces autorizadas que se posicionan claramente en contra del proceso independentista catalán cada día son más. Mientras el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, pasea en fuga por Bruselas a la espera de declarar este mismo viernes ante la Justicia belga, el hijo del exjefe del Ejecutivo Adolfo Suárez, Adolfo Suárez Illana, impartió ayer una charla magistral donde rechazó de plano las medidas y las políticas de los soberanistas catalanes.

En un acto de la Escuela de Formación Política de la Fundación Luis Vives en Valencia, Suárez Illana fue contundente al asegurar que en Cataluña "no hay un problema político, sino políticos que mienten a sus ciudadanos utilizando sus sueños". A este respecto, el también abogado añadió que, a pesar de que se puede ser partidario de la independencia de Cataluña u otro territorio, "no es legítimo imponer tus sueños al resto de la población, al igual que tampoco lo es utilizar los sentimientos de otros comunes a los tuyos para que triunfen".

Sobre la manera de superar la tensa situación que se vive desde hace meses en Cataluña, Suárez Illana citó a su padre: "Él decía que cualquier aspecto de la vida política puede estar abierto a debate según la opinión de cada uno salvo que siempre tiene que haber consenso en que se ha de vivir en libertad".

Para conseguir este último aspecto, el hijo del expresidente reclamó "grandeza política, algo que significa hacer política con grandeza". Como ejemplo, puso el contexto de la Transición, periodo que llamó de "dos años mágicos" (1976-1978).

En este punto, aunque no nombró a ningún partido en particular, reprochó a quienes denominan a esos años "régimen", en clara alusión a Podemos y al conjunto de fuerzas independentistas catalanas: "Es el periodo de la Transición y de la Constitución, nunca del régimen. Por mucho que se empeñen algunos, no lo podrán cambiar", añadió.

En esta misma línea, y como la charla impartida iba dirigida a los alumnos presentes, Suárez Illana apuntó diversos aspectos para lograr hacer política de manera óptima, tales como "compromiso, dar soluciones concretas y efectivas, ambición sana, altura de miras, independencia y aparcar las pequeñeces y los intereses personales y partidistas".

El acto estuvo presidido por el Cardenal Arzobispo de Valencia, Monseñor Antonio Cañizares, quien, sin entrar en el transfondo político como tal, sí abordó el tema catalán. Así, criticó el clima social de falta de libertades que se está viviendo en esa comunidad autónoma, a la par que reclamó unidad y construir puentes frente a la crispación y el enfrentamiento.

Suárez Illana hizo una encendida defensa de España en todos sus ámbitos y aspectos: "España está en la cúspide, aunque no se valore. He viajado mucho y sé de lo que hablo. Camerún, Gabón o Yemen existen. Siempre habrñá alguien mejor que nosotros, pero si miramos hacia abajo, habrá una infinidad de lugares por debajo de nosotros".