Política
Irene Montero en rueda de prensa. PD

El cambio climático, de ser tal, puede ser una catástrofe para toda la Humanidad, como cualquier consecuencia propia de una anomalía climática, afectando a todos por igual.

Antes de hablar de lo que no se sabe, haría bien la política, de cualquier signo, de hace caso de los problemas reales del día de hoy, como la sequía o la polución en las ciudades, que bien pudieran estar asociadas al cambio climático y cuya difícil solución pronostica un otoño y un invierno austero en cuanto al agua para todos.

Irene Montero no es de esos. Para que hablar de algo tan evidente como sequía y contaminación -con la cual sus aliados de Ahora Madrid tienen un problema enorme en la capital de España- pudiendo hacerlo de arriesgadas conjeturas.

En un salto al vacío con triple tirabuzón, la de Podemos se ha prestado a una arriesgada afirmación: el cambio climático dificulta la igualdad entre hombre y mujeres. "¡No podemos seguir así!", se lamentaba la número 2 de Podemos, y añadía: por nuestros mares y tierras, por nosotras.

En un vídeo se la ve hablando así de segura:

El 80% de las personas refugiadas por daños y pérdidas causadas por el cambio climático son mujeres. Según la ONU, el cambio climático estaría haciendo aumentar las dificultades para alcanzar la plena igualdad.

Las críticas han sido feroces:

Manolete, Manolete, si no sabes torear pá que te metes.