Política
Carles Puigdemont, expresidente autonómico de Cataluña, en Bruselas. EF

“Ha retirado la orden de entrega porque tenía miedo de que el juez belga decidiera que lo que hemos hecho es perfectamente normal en un sistema democrático. El Estado español ha intentado que Bélgica ejecute en nombre de unos principios europeos acciones que claramente van en contra de los principios europeos. Al Estado español le ha entrado miedo a perder, a hacer el ridículo. Tienen miedo de la mirada del mundo”.

Así se ha despachado este miércoles 6 de diciembre de 2017 en Bruselas -durante un acto de campaña junto a su antecesor y líder del PDeCAT, Artur Mas, y otros miembros de la lista y consellers cesados que están en Bélgica-, el candidato de JuntsxCat y president del Govern cesado, Carles Puigdemont. Ha advertido de que

"el Estado ha decidido participar con tres candidatos para ver si alguien plantea la triste página de la historia de Catalua que han decidido escribir",

en alusión implícita a Inés Arrimadas (Cs), Miquel Iceta (PSC) y Xavier García Albiol (PP).

Ha negado que esta campaña sea normal y ha lamentado "la normalidad de los vencedores que imponen por la fuerza aquello que en cualquier país democrático se impone con la razón y empatía. En Flandes lo saben cuando recuerdan al duque de Alba".

 

"Con esta fantástica normalidad del tripartito del 155" -ha dicho en alusión a Arrimadas, Iceta Albiol-, sigue habiendo encarcelados, algunos de los cuales están en las listas electorales.

"Nos llevan a prisión o inhabilitación o exilio sólo por cumplir el compromiso con ciudadanos. Eso debería tener premio y no castigo",

ha añadido.

También se ha dirigido a las consecuencias para Mas, al que ha incluido en "una lista demasiado larga de presidentes y líderes políticos catalanes que han sufrido la represión".

También sobre sí mismo y el resto de exconsellers en Bruselas, Puigdemont se ha vuelto a referir a que la justicia española ha retirado la euroorden contra ellos,

"antes de que el juez belga diga que eso aquí no es delito. Son muy valientes cuando son sus jueces y fiscales, pero muy cobardes cuando deben enfrentarse a la justicia de un país independiente".

Ana Rosa pisotea lo que queda de Puigdemont

Ana Rosa pisotea lo que queda de Puigdemont