Política

Cuesta dar crédito a las imágenes que ahora corren como la pólvora por las redes sociales. Pero ahí están: unos fieras y chulos apoderados de ERC y la CUP pasándose por el forro el 21-D la normativa de la Junta Electoral, que les impide a todas luces, junto a los interventores, contar votos.

Y es que su labor se circunscribe a garantizar que los mismos son contados correctamente y que no se produce pucherazo alguno, no el de sacar los votos de la urna y contarlos.

El que graba la escena es insultado y agredido por los chulos independentistas de turno, que no quieren que se les vea la cara.

En los mismos comentarios del tuit, se deja claro que cómo se tiene que actuar si se es interventor o apoderado.