Política
Carme Forcadell. CAT

Le ha entrado el canguelo según parece. Quizá aú tenga pesadillas con la noche que pasó en el penal de mujeres de Soto Del Real. No en balde le advirtieron hace unos días que si volvía a incurrir en los mismos delitos podría ser encarcelada de nuevo.

Tenga o no el cuerpo para jotas, o sardanas, el caso es que la actual presidenta del Parlament de Catalunya, Carme Forcadell -que lo será nominalmente hasta el día 17, cuando se constituya la nueva cámara catalana-, no quiere repetir en el cargo como segunda máxima autoridad de Cataluña.

Así da cuenta 'OkDiario', que apunta a que ya ha comunicado su inesperada decisión a la dirección de Esquerra.

La decisión de la antigua presidenta de la ANC era uno de los elementos imprescindibles para que pudiera comenzarse a negociar la formación de la Mesa. Si hubiera optado por repetir, Junts per Catalunya -la marca electoral con la que ha acudido el PDeCAT de Carles Puigdemont a los comicios autonómicos- y Esquerra Republicana tenían claro que debía ser ella la elegida, con el fin de "recuperar la legitimidad de las instituciones catalanas".

Ahora, tras haber rechazado volver a ser investida, las estrategias de esta semana serán clave en todo el bloque separatista. JxCat, como gesto de buena voluntad, dejará que sea Esquerra quién decida qué diputado suyo ocupe la Presidencia del Parlament.

Existe otra posibilidad aún, y es que es que se le ofrezca la presidencia a Xavier Domènech, de Catalunya en Comú, para asegurarse los votos necesarios en la tramitación de leyes, ya que en la constitución del Parlament faltarán ocho electos encarcelados o en Bruselas.

Cuando la renegada Forcadell decía que no daría "ni un paso atrás"