Política
La Prohibida, en alguna de sus actuaciones escasamente navideñas. PD

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, se ha 'coronado' con la cabalgata de Vallecas -Arcadi Espada estalla contra la cabalgata de drag queens: "¿Por qué no una carroza de ateos diciendo que los Reyes Magos no existen?"-.

No sólo ya es la decisión de colocar una carroza en la que van drag queens a modo de reinas magas, sino que una de ellas, conocida como 'La Prohibida', tiene un pasado que no es precisamente lo más parecido a una defensa del espíritu navideño -La separatista Talegón acude en auxilio de Carmena y su cabalgata y llama "rancios" a Ciudadanos por criticarla-.

Dicen que todos tenemos un pasado, y más aún en estos tiempos de redes sociales. Y 'La Prohibida' no se escapa a ese aserto.

De hecho, las expresiones que esta 'señora' ha vertido sobre la Navidad, en condiciones normales, la invalidarían para tomar parte en el evento.

Pero ni ella renuncia y, por supuesto, el concejal presidente del madrileño distrito de Puente de Vallecas, Francisco Pérez, tiene intención alguna de dar marcha atrás.

Así la cosas, ahí tienen alguna de las perlas cultivadas de 'La Prohibida' sobre la Navidad:

Y en una entrevista soltaba todas estas mamarrachadas:

Vivo la Navidad completamente indiferente. Me da un poquito de asco. Se supone que es cristiana pero luego es todo lo contrario a la generosidad; es el consumismo, la vanidad.

E incitaba al desparrame y acabar poco menos que perdiendo el control con la ayuda de las esencias etílicas:

Me gusta la Navidad ‘kitsch', del arbolito, de las ofertas y de las rebajas. Ésa es la Navidad bonita que tiene sentido, la de las luces y las borracheras hasta las seis de la mañana.

Y el remate, reconocer que la Navidad no le gustaba nada:

Yo no pongo ni pesebre ni arbolito ni nada. No hago absolutamente nada. Siento si alguien tiene mucho espíritu navideño. Yo no la festejo, no tengo nada en contra, pero no la festejo.