Política
Anna Gabriel EFE

Las maniobras en la oscuridad de la exdiputada Anna Gabriel han iluminado por fin a los dirigentes de la CUP, que quieren apagar sus ansias de poder y de paso las ganas que tiene de querer seguir viviendo del cuento. (El indecente golpe de mano de una codiciosa Anna Gabriel que aplasta a la CUP).

Reconvertida ahora en asesora parlamentaria de su grupo a cargo de las arcas públicas, se ha llevado un corte de cuidado: la propuesta para entrar en el próximo gobierno que avalan sus afines no será ni siquiera debatida y menos aún votada. (La guarrada laboral del amigo y sucesor de Anna Gabriel que trae de cabeza a muchos).

Según da cuenta 'EsDiario', en esta cita, la CUP va a debatir la posibilidad de entrar en la Mesa del Parlament, un puesto para el que suenan sus diputados María Sirvent y Vidal Aragonés, y la posible creación de un grupo parlamentario propio. Los cuatro diputados de la lista de Carles Riera necesitarían para ello -y para acceder a las sustanciosas subvenciones del Parlament- el préstamo de un parlamentario de ERC.

El debate en el seno de los antisistema está más que enrarecido a causa de las maniobras de Gabriel. Primero al hacer una candidatura a su medida, llena de sus afines, y tras purgar a los sectores críticos.

Después al garantizarse una nómina pública como asesora del grupo parlamentario. Y después por abanderar el acercamiento al Junts per Cat. De hecho, la pasada semana Riera-un hombre de Gabriel- viajó a Bruselas para reunirse con Puigdemont.

Frente a la estrategia de Anna Gabriel, según informa el portal Vila Web, los críticos quieren proponer a la militancia entrar en la mesa "con condiciones políticas". En concreto, pretenden condicionar su presencia en el órgano del Parlament a la creación de una comisión de investigación sobre el 1-O.

Este sector arremete contra el acomodamiento de Gabriel y los suyos, que parecen haberle cogido gusto a su papel en la legislatura frustrada por el 155. Y exigen dejar claro que la CUP "no está en las instituciones para acumular cargos y que la alianza con ERC y Junts per Catalunya solo será posible si hay objetivos claros y acuerdos políticos concretos".

En el orden del día del Consejo Político de este sábado no se debatirá la posibilidad de entrar en el próximo Govern, que abanderán Riera y su predecesora en la cabeza de la lista electoral.