Política
El iracundo republicano ha comparado a los líderes independentistas catalanes con Mahatma Gandhi y Nelson Mandela, y ha venido a equiparar al Estado español con el del apartheid sudafricano

Le han dado a Joan Tardà hasta en el carné de identidad este martes 6 de febrero de 2018 en el Congreso, donde se vivió un debate muy tenso. Y no era para menos. Sobre la mesa se ponía la carpeta del tema catalán con una absurda iniciativa de ERC que pretendía, en aras del resultado del 21-D, que el Gobierno de Rajoy iniciara un diálogo sin condiciones con los independentistas,  Puigdemont incluido y de regalo. (El verdugo Tardà no se corta: "Tendremos que sacrificar a Puigdemont").

La misma no prosperó ni de lejos, tras comparar el iracundo republicano a los líderes independentistas catalanes con Mahatma Gandhi y Nelson Mandela, y equiparar de paso al Estado español con el del apartheid sudafricano que, ha recordado, condenó a muerte al presidente del Congreso Nacional Africano. Fue rechazada así con los votos de PP, PSOE y Ciudadanos y, por contra, recabó cómo no el apoyo de Unidos Podemos, el PDeCAT y el PNV.

El diputado de Esquerra solo encontró un aliado en el portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano, y fue sorprendido por la sarta de bofetadas que le dio desde el atril el portavoz para la ocasión de PSOE, Marc Lamuà, primer secretario de los socialistas catalanes en Gerona, un diputado casi desconocido para la gran mayoría:

"El independentismo no tiene ni la mitad de los votos emitidos, no tiene legitimidad democrática en Cataluña. Deben respetar la mayoría social no independentista de votos. Porque el respeto que pide es de ida y vuelta. Su declaración de independencia fue hecha sin ninguna legitimidad. Insistir en ello profundiza en la división atroz entre personas. Dejen ya de maltratar nuestras instituciones, lo que no consiguió la dictadura lo van a conseguir ustedes. ¡Basta ya!". Su miedo es que Puigdemont les devuelva las 155 monedas de plata, esas con las que Rufián hundió a Cataluña en la miseria una mañana de octubre".

La faena fue rematada por el portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, quien recordó a Tardà el resultado electoral:

 "¿Quién ha ganado las elecciones en Cataluña? Repita conmigo: Ciu-da-da-nos. Ustedes han decidido que catalanes solo son quienes comparten su ideología, pero a ustedes no les corresponde decidir quien o no es catalán".

Y desde el PP, Alicia Sánchez Camacho, reprochó a Tardá su apoyo cerrado a Puigdemont y a "los del 3%", en referencia a Junts per Catalunya:

"Es una tomadura de pelo que un fugado de la justicia pretenda gobernar desde Bruselas. Pretenden convertir la Generalitat en una gestoría".

La portavoz popular concluyó su intervención instando a Ciudadanos a que presente a Inés Arrimadas a la investidura.

Javier Ruiz deja en ridículo máximo a Joan Tardá, el que pacta con corruptos