Política
La 'nueva' Anna Gabriel TV

Todo por la causa, la suya claro, que es en este caso mantenerse lejos de España para no acabar entre rejas como sus queridos compañeros a los que deja tirados, y a buen recaudo. Anna Gabriel va ahora de niña pija con un cambio de look que deja pasmados a propios y extraños, y hablando un francés que para sí quisieran muchos. (La cupera Anna Gabriel se da la fuga y cambia de look 'para despistar a la Guardia Civil').

La dirigente de la CUP no piensa volver ni harta de chocolate. Así lo ha comunicado en un escrito presentado en la Sala Segunda del Tribunal Supremo: no quiere ni oír hablar del juez Pablo Llarena ni de la causa en la que se le imputa: "No iré a Madrid". (El aviso de Alfonso Ussía a la 'fofa' Anna Gabriel: "¡Cuidado con el chocolate suizo!").

En una entrevista publicada este martes 20 de febrero de 2018 por el periódico suizo 'Le Temps', deja claras sus intenciones: quiere quedarse escondida en Suiza y trabajar como profesora a falta de un mecenas que le financie los gastos como a su querido Puigdemont. (El cacareo de Anna Gabriel: "La persecución al independentismo toma nuevas formas").

Así, tras asegurar que "como no tendré un juicio justo en mi país, he buscado uno en el que pueda proteger mis derechos", afirma que

"si me quedo aquí voy a intentar retomar la vía académica -yo era profesora de derecho en la Universidad de Barcelona-, voy a intentar trabajar e instalarme aquí. Si no puedo porque hay una orden de extradición, pediré asilo político".

Anna Gabriel hace alusión a las recientes filtraciones en la prensa sobre la investigación policial, tras el informe de la Guardia Civil que la dibuja como una activista feroz, de haber participado en la formación de un consejo de dirección de la rebelión independentista y de haber alentado a la población a la desobediencia.

"Siempre he hecho campaña por el referéndum, pero de manera pacífica. La cuestión de Cataluña debe resolverse políticamente, mientras que las autoridades españolas quieren silenciar la independencia mediante la represión".

Dice, en fin, que en Suiza será "más útil" para su movimiento "que detrás de las rejas":

"Cuando he visto el destino de algunos de mis colegas, que se encuentran en prisión desde diciembre pasado, me he dado cuenta de que debía irme. No solo estoy arriesgando yo, sino que todo el gobierno [de la Generalitat de Cataluña] está amenazado".

Anna Gabriel, cuando no iba de cursi y se olía el sobaco