Política

El madrileño barrio de Lavapiés es tierra de nadie. Tierra quemada. Quemada por el fuego de los contenedores incendiados por una turba de senegaleses protegidos por el Ayuntamiento de Madrid, cuyos concejales estaban más ocupados en esparcir bulos señalando a la Policía Municipal que en calmar los ánimos.

El 15 de marzo de 2018, enfrentamientos entre grupos de manifestantes y la Policía, ocurridos durante las protestas tras la muerte de un 'mantero', dejaron una veintena de heridos, y este 21 de marzo 2018 han vuelto los disturbios: cinco policías municipales resultaron heridos de diversa consideración, cuando un patrulla se disponía a identificar a un ciudadano senegalés que "primero se negó y luego agredió a los agentes", según informaron fuentes policiales.

La Policía Municipal de Madrid precisó, a través de su cuenta oficial en Twitter, que "finalmente son 5 los agentes de Centro heridos de diversa consideración en Lavapiés", y no tres como en principio se había informado.

El tuit, insertado pasada la medianoche en la red social, añade que los incidentes "se produjeron cuando un patrulla fue a identificar a una persona que primero se negó y luego agredió a los agentes" y que durante la detención de este individuo, al parecer de origen senegalés, "otras personas lanzaron diversos objetos" a los policías.

Fuentes policiales detallaron que el altercado comenzó hacia las 17:00 horas, cuando los agentes trataban de identificar al senegalés, quien profirió "insultos y amenazas" contra ellos, momento en que varias personas les lanzaron objetos de una obra cercana, con el balance final de cinco policías municipales heridos y una persona detenida.

Señalaron que uno los policías sangraba por el puñetazo que recibió en la cara, otro fue golpeado en un ojo y otro en un brazo por el impacto de una papelera, pero no detallaron las lesiones que sufrieron los otros dos agentes heridos. Los agentes pidieron la colaboración urgente del Cuerpo Local, y hasta el lugar acudieron dos equipos de las Unidades de Apoyo a la Seguridad (UAS), así como indicativos de Unidades de Distrito Centro Sur y Norte de la Policía Municipal.

Al menos una persona fue detenida. Tres de los cinco policías acudieron a su mutua para recibir asistencia médica y no fue requerida la presencia del Samur, aunque sí de la Policía Nacional, que finalmente no tuvo que intervenir. Tras el incidente, arrancó una manifestación de apoyo a los manteros hasta la Puerta del Sol y en protesta por la muerte el pasado jueves del senegalés Mame Mbaye. Según los organizadores, en la marcha, que transcurrió sin incidentes, participaron unas mil personas.