Política
Olga García TW
La corporación ya tiene imputados a cinco concejales del partido que lidera Ramón Espinar

Un nuevo escándalo del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, gobernado por el PSOE y Somos Alcalá –la marca de la formación morada en el municipio–, y que no gana para canchullos. La primera teniente de alcalde y edil de Infraestructuras y Vivienda, Olga García (Somos), adjudicó un piso protegido para jóvenes a una compañera de partido sin que hubiese concurso de por medio.

Gloria Morata, que concurrió en el número 14 de las listas de la formación para las elecciones de 2015, pasó a habitar junto a su pareja una vivienda adjudicada a él y a su ex anteriormente, sin otra justificación que un documento escrito a mano y sin sello de registro. García autorizó para colmo una rebaja del 15 por ciento en la renta mensual del piso de la mentada, al año de vivir en él.

No solo eso: siendo ya beneficiaria del inmueble, fue nombrada asesora del Gobierno y no renunció pese a que se comprometió a ello y pese a que sus ingresos económicos eran superiores al máximo.

La corporación ya tiene imputados a cinco concejales del partido que lidera Ramón Espinar -con el que mantienen una guerra abierta- acusados por la Fiscalía de un delito de prevaricación por amañar un concurso para adjudicar subvenciones públicas a supuestas entidades sin ánimo de lucro vinculadas a Podemos.

Cabe recordar el escándalo que protagonizó el propio Ramón Espinar, cuando trascendió que el senador morado había especulado con una vivienda de protección oficial obteniendo una plusvalía de 30.000 euros al venderla.

Ramón Espinar se derrite hablando del socialista Pedro Sánchez