Política

Quién les ha visto y quién les ve. Lo malo de conceder tantas entrevistas es que al final se te escapan cosas que piensas y que igual no quedan demasiado bien. La portavoz de Podemos, Irene Montero, acaba de quedó retratada este 19 de junio de 2018 cuando - por sorpresa de todos - escogió una impresionante forma de atacar al diario ‘ABC': pedir a los bancos que sometan a la redacción para que dejen de publicar las portadas con su actual línea editorial. --Eduardo Inda: "¡Que Iglesias y Montero acojan a inmigrantes en su casa! ¡Tienen 300 metros cuadrados!"--

Así fue la pedorreta que soltó Montero en ‘El Programa de Ana Rosa':

"La portada de ABC es mentira (...). Yo por eso le pediría a los dueños del ABC, entre otros, hay propietarios como el Banco Santander, la familia Botín o como la familia Ybarra, que tienen participación en el Grupo Vocento, que eliminen esas portadas".

Es decir, que Irene Montero no pide a los periodistas que ABC modifiquen su postura. No si dirige al director de ABC, Bieito Rubido, para pedirle que reconsidere su línea editorial. No, se dirige a sus presuntos accionistas y a los bancos, para que sean las empresas las que sometan a los periodistas. ¡Y eso lo dice Podemos, precisamente Podemos! Toma coherencia. --Irene Montero arremete contra la libertad de informar de ABC--

Queda claro que para Podemos los periodistas son sólo una panda de peleles que están para obedecer a la banca. Montero se pone al nivel de Pedro Sánchez cuando para quejarse de la línea del diario El País en vez de quejarse a su director o al defensor del lector, optó por dirigirse a sus accionistas - en concreto a Telefónica - para que sometiera al periódico de PRISA y lo pusiera a su favor.

Pero en el caso de Irene Montero tiene bastante más guasa, porque cuando nació Podemos se dedicó a dar la lata con que su ‘ley de medios' no era para someter a la prensa, sino "para proteger a los periodistas" de la empresa y la banca.

Así la defendió Pablo Iglesias en ‘El Objetivo' (noviembre de 2014) cuando Ana Pastor le preguntó si la ley era para "controlar" a los medios.

"¡Controlar, no! Nosotros queremos proteger a los periodistas de los medios de comunicación. No puede ser que en este país un multimillonario le diga a los periodistas y no lo escriba, que es lo que pasa y es una vergüenza".

Pues, señor Pablo Iglesias, ahora debería usted explicar cómo es posible que tras su tierna defensa de los periodistas frente a los millonarios ahora resulta que la es la portavoz de su partido, Irene Montero quien acaba de pedir a dos multimillonarios (Botín e Ybarra) que sometan a unos periodistas (la redacción de ABC) para que dejen de publicar sus portadas. ¿No tiene nada que decir?

Queda la duda de si la APM dirá algo, como demandaba Hermann Tertsch ante el hecho de que la portavoz de un partido pida públicamente a los accionistas de un medio que alteren una forma de actuar de la redacción.

O si Juan Manuel de Prada saldrá solidarizándose... con Podemos, claro, diciendo que la culpa es del ABC por no ‘representar' los intereses de Podemos, como dijo el veterano columnista en el programa de Pablo Iglesias cuando regañó a la prensa de papel por no representar bien los intereses de la formación morada delatando que tenía un original concepto sobre la labor de un periódico.

El otro problema de Irene Montero es que además de censora no está muy puesta en el tema de la propiedad de los medios. Ni los Ybarra tienen nada que ver con el Banco Santander, ni el Banco Santander forma parte del capital del Grupo Vocento.

Es en el consejo del Banco BBVA donde se sientan algunos neguris con intereses vocentianos. Y si cometió el error porque le pasaron el dato de que un hombre vinculado al Santander, Rodrigo Echenique, estaba en la cúpula de Vocento, la Sra. Montero está poco actualizada. Echenique abandonó la cúpula del grupo editor de ABC en febrero de 2015, coincidiendo con la llegada a la presidencia del Santander de Ana Patricia Botín. Es Santiago Bergareche quien desde entonces está en la presidencia, aunque el timonel es Luis Enriquez desde 2011.

Si Irene Montero quiere pedirle a los editores de los medios que sometan a sus periodistas al menos que los cite bien. No es tan difícil: en vez de mirar sólo la portada, que pase un par de páginas y se fije en la macheta. Está en la página 4, la ristra de nombres que sale de arriba abajo en la zona izquierda del periódico. Ánimo, Montero, un buen vistazo y la próxima vez no meterá la pata.