Política
Griñan con Chaves (PSOE). PD

La tarjeta black del jefe de la fundación de la Junta para formar a parados, Fernando Villén, se usó 15 veces en apenas seis horas en el club de alterne Don Angelo de Sevilla, en concreto entre las 20.57 horas del 22 de marzo de 2010 y las 2.43 horas del día siguiente.

Se hicieron cargos de entre 310 y 1.490 euros en una juerga monumental que acabó costando 14.737 euros y que se costeó en ese momento con los fondos públicos con los que se financiaba la Fundación Fondo Andaluz de Formación y Empleo, la Faffe, una entidad hoy disuelta pero que funcionó como una auténtica agencia de colocación para familiares y militantes del PSOE andaluz y cuya gestión investiga el Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla.

Los gastos demuestran que la Faffe, la fundación creada por la Junta de Andalucía para formar a los parados, "acabó siendo una agencia para el enchufismo, que gastó el dinero de todos los andaluces en juergas, hoteles y restaurantes", según denunció este lunes la secretaria general del PP andaluz, Dolores López, al desvelar los extractos bancarios.

Unos datos facilitados por el ejecutivo autonómico al juzgado que investiga las irregularidades en subvenciones para cursos de formación gestionados por esta fundación, curiosamente el mismo del caso ERE, y que según los populares echa por tierra las negaciones y los desmentidos del gobierno de Susana Díaz sobre la existencia de estas tarjetas o su uso indebido.
Juerga hasta las 3 de la madrugada

Los gastos por 14.737 euros corresponden a la noche del 22 de marzo, el mismo día en que el entonces presidente andaluz, José Antonio Griñán, remodeló su ejecutivo y apartó de Empleo a Antonio Fernández, investigado en los ERE y responsable en última instancia de la Faffe.

López ha desvelado que la nueva documentación confirma la existencia de otra tarjeta de crédito a nombre de la Faffe, tal y como declaró una testigo. De esta nueva tarjeta ha aparecido el contrato con la entidad bancaria, pero la Junta no ha aportado movimientos.

Tras ofrecer los datos, la secretaria general del PP andaluz ha reclamado al gobierno de Díaz «toda la verdad» sobre el uso de tarjetas opacas en la Junta de Andalucía y ha denunciado la «sucesión de falsedades» aportadas tanto por la presidenta de la Junta como por otros destacados miembros de su gobierno y del PSOE desde que el PP Andaluz denunció este caso el pasado mayo.

López ha recordado que el portavoz parlamentario del PSOE, Mario Jiménez, negó que hubiera tarjetas de crédito en la Junta. «Ni negras, ni blancas, ni verdes, dijo. Fue la primera mentira, porque la Junta tuvo que reconocer unas semanas después que sí las había», ha afirmado la secretaria general del PP Andaluz.

El PP Andaluz también denunció que esas tarjetas se habían utilizado de manera indebida, «y concretamente que esa tarjeta se había usado en el club de alterne Don Angelo de Sevilla, a lo que el consejero respondió que se había utilizado en escasas ocasiones y siempre con el uso debido. Segunda mentira, demostramos que se hicieron cargos en el club de alterne, y así lo reconoció el exdirector de la Faffe en una entrevista» publicada por ABC.

«La tercera mentira la dijeron el consejero y la presidenta de la Junta en sede parlamentaria, cuando dijeron que se había entregado toda la documentación. Era falso. Sabían que era falso, y nos preguntamos a quién querían proteger», ha dicho en rueda de prensa López.

La secretaria general del PP Andaluz ha asegurado que «nadie se traga que los 15 pagos sucesivos en el club de alterne se hicieran por error», como dijo el exdirector de la Faffe, y ha recordado que los cargos de la tarjeta en el club Don Angelo se efectuaron en las horas siguientes a que se anunciara una remodelación del gobierno de José Antonio Griñán en la que cesaron, entre otros consejeros, el de Empleo.

Loles López ha asegurado que la Faffe «acabó siendo una agencia para el enchufismo, que gastó el dinero de todos los andaluces en juergas, hoteles y restaurantes», y ha recordado que el PP Andaluz es el único partido personado en 150 casos de presunta corrupción de la Junta.