Política
Teresa Rodríguez, líder de Podemos en Andalucía. EP

Las primarias en Podemos Andalucía están que arden, tras prenderse la mecha el pasado mes de mayo, cuando el alcalde de Cádiz, José María González Kichi, perteneciente a la corriente anticapitalista, cuestionó la compra del chalet de lujo de Pablo Iglesias y de Irene Montero, reivindicando su "pisito de currante". (Teresa Rodríguez se revuelve contra el vengativo Echenique por "torpe" y manipulador: "No habla en nombre de la ejecutiva").

Desde entonces, todo son pullazos y acusaciones de la más diversa índole, y que se recrudecen ahora en plena fase de votación a tan solo unas horas antes del debate que se celebrará este viernes 13 de julio de 2018 en Sevilla, y que enfrentará a la actual líder de la federación andaluza, Teresa Rodríguez, y la diputada afín a la dirección, Isabel Franco.

Según da cuenta 'El Independiente', la última acusación ha llegado cuando la dirigente ha censurado el discurso de defendido por el sector oficialista, que le acusaba de tener un "proyecto rupturista" con Podemos por estar dominado por la corriente anticapitalista. Unas críticas que la secretaria general del partido y líder de los llamados ‘anticapis' ha comparado directamente con el nazismo.

El episodio ha tenido lugar en un encuentro digital que Rodríguez ha mantenido con sus simpatizantes. La líder de Podemos Andalucía anunciaba a sus seguidores que podían enviar mensajes planteando cualquier duda respecto a su candidatura.

La líder andaluza trataba de defenderse, y en uno de los comentarios que vertía en las redes se mostraba tajante, aclarando que la confluencia con otras organizaciones "se votó en consulta a inscritos convocada por estatal", y advirtiendo de que el nombre de Podemos aparecería en el registro de la coalición electoral, tal como se votó.

"No es un ‘nuevo partido'", zanjaba la dirigente, "es la confluencia en Andalucía cuya forma jurídica es una coalición electoral. Y yastá". Por enésima vez, Podemos va a estar en el nombre de la confluencia que tendrá forma jurídica de coalición electoral tal y como votaron l@s inscrit@s y yo también deseo".

Sin embargo, el comentario más polémico respondía a un inscrito que argumentaba que "el único argumento por parte de los detractores para justificar y apoyar una nueva candidata [Franco], es que no se acata el mandato de los y las inscritas de llevar el nombre de Podemos para las elecciones, ¿podrías aclararlo de una vez por todas por favor?", preguntaba.

A esta cuestión, Rodríguez se sacudía de las críticas alegando que "en mi candidatura más de dos tercios son personas que no pertenecen a ninguna corriente", advertía, aunque señalaba que todos estos sectores deben "convivir sanamente en Podemos".

Además, señalaba que había personas vinculados a la corriente errejonista, y cargaba contra las acusaciones del oficialismo y comparándolas con el razonamiento del movimiento de Adolf Hitler.

"Agitar el "fantasma anticapitalista" señalando con el dedo a las personas por sus ideas es propio de personas intolerantes con la diversidad. Es como cuando los nazis consiguieron que "judio" fuera en sí mismo un insulto. Pues yo soy "judía", anticapitalista, feminista, ecologista, sindicalista...y todas esas identidades emancipatorias las traje a Podemos con la intención de dar lo mejor de mí lealmente a este proyecto común que es Podemos".

¡Edil de C's manda a "hacer puñetas" al podemita Kichi durante un pleno!