Política
Pablo Casado, Ana Pastor y Soraya Sáenz de Santamaría (PP). David Mudarra.

El 'trono' dejado vacante por Mariano Rajoy esta en el aire y todo se juega en un pañuelo.

Tanto Soraya Sáenz de Santamaría como Pablo Casado aseguran que les salen las cuentas y creen contar ya con el respaldo, apalabrado, de una mayoría de los compromisarios.

En el caso del vicesecretario, su equipo afirma tener el apoyo «absoluto» de María Dolores de Cospedal, y ve una «remontada clarísima» en dos comunidades clave, Andalucía y Valencia.

Explica Mariano Casado en ABC este 13 de julio de 2018 que Andalucía es la región que aporta más compromisarios electos al congreso de los días 20 y 21 de julio: 475, un 18,2 por ciento del total.

En la primera vuelta de las primarias, Sáenz de Santamaría registró una rotunda victoria en esta Comunidad, apoyada por Javier Arenas, con 5.581 votos de los afiliados inscritos, frente a los 2.907 de Cospedal y los 1.663 de Casado.

Fuentes de esta última candidatura aseguran que, después de sondear a los 475 compromisarios que votarán en el congreso, tendrían solo unos diez votos menos que Santamaría, lo que desactivaría la ventaja de la exvicepresidenta en esta región.

«El partido está abierto en el conjunto de España, con una ligera ventaja de nuestra parte», aseguran en el entorno de Casado, quien este fin de semana viajará a Andalucía, en concreto a Granada y Almería, dos provincias donde la suma de Casado-Cospedal ganó a Santamaría en la primera vuelta. En los próximos días, el vicesecretario podría tener el apoyo público del exministro Juan Ignacio Zoido, y su mano derecha, José Antonio Nieto. Ayer, en Valladolid, logró la adhesión de otra exministra, Isabel García Tejerina, quien en un primer momento se puso del lado de Cospedal.

«Revuelta» andaluza

Fuentes populares aseguran que en los últimos días se está produciendo una «revuelta» en Andalucía en contra de las presiones que se han producido en la primera vuelta, lo que podría beneficiar a la candidatura de Casado.

El vicesecretario ha detectado también una remontada en la Comunidad Valenciana, que con 349 compromisarios electos, el 13,4 por ciento del total, es la segunda que más aporta al congreso del PP. En la primera vuelta, Santamaría ganó en esta Comunidad, con 3.658 votos de los afiliados, seguida de Casado, con 3.159, y Cospedal, con 1.188. El domingo, Casado viajará a Valencia y Alicante, las dos provincias donde se impuso la exvicepresidenta.

Los contactos de las candidaturas con los compromisarios se están produciendo de uno en uno, de forma personal. Ninguno de los dos puede tener la certeza absoluta de que los delegados cumplirán la palabra dada, pues la votación será secreta y la situación se encuentra totalmente abierta.

Sáenz de Santamaría viajó este jueves a Canarias, para consolidar el buen resultado que obtuvo en la primera vuelta: 1.138 votos de los afiliados inscritos, frente a los 447 de Casado y los 433 de Cospedal.

Desde ahí, insistió en pedir una lista de integración, encabezada por ella, como ganadora de la votación entre los militantes. «El PP saldrá mucho más unido y fortalecido si todos llegamos a un acuerdo. Me gustaría hacer un equipo de integración con Pablo Casado, porque todos somos del PP, todos trabajamos juntos y nuestro partido será mucho más fuerte y capaz de ganar las elecciones.

Si todos escuchamos a la militancia y compromisarios, vemos que quieren una candidatura de integración, que vayamos juntos. Es la voz de muchos afiliados», aseguró Santamaría en Las Palmas.

«Respaldos a la integración»

La candidata recibió ayer un nuevo apoyo público: el portavoz en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons, quien se mostró partidario de esa candidatura de unidad para el congreso, que evite la batalla y que esté liderada por Santamaría. La aspirante ya logró el respaldo del portavoz del Senado, José Manuel Barreiro, en el mismo sentido, mientras que el portavoz en el Congreso, Rafael Hernando, también ha pedido una sola candidatura de integración, en la línea de lo defendido por la exvicepresidenta.

Los diputados, senadores y eurodiputados forman parte de los 522 compromisarios natos, no electos, que podrán votar en el congreso. Un grupo especial que, de momento, controla Santamaría, según reconocen desde la candidatura de Casado. A esos 522 natos se les unen los 2.612 delegados que se eligieron por los militantes el jueves pasado.

Sáenz de Santamaría está a la esperar de cerrar una reunión para hablar «largo y tendido» con Casado, sobre la posible candidatura de integración.

El equipo de este candidato subrayó ayer a ABC que las posibilidades de llegar juntos al congreso son exactamente «cero».

De momento, la exvicepresidenta se reunió con Cospedal, durante algo más de media hora, en un encuentro que fue «muy cordial», según Santamaría, pero que no sirvió para avanzar en esa unión. Según la candidatura de Casado, la secretaria general le ha dado su «apoyo absoluto y rotundo».