Política

En el PSOE de Pedro Sánchez haces un curso de cocina y te lo convierten en un MBA. Begoña Gómez, esposa del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presume en su currículum de una licenciatura en Marketing, que en realidad no es tal, sino un título no universitario, no homologado y por tanto, no oficial. Y al mismo tiempo siembra la confusión sobre el centro en el que lo obtuvo.

Según publica OKdiario, Gómez no cursó sus estudios en el ESIC -escuela de negocios y centro universitario de destacado prestigio- sino en una entidad privada que funcionaba a modo de academia y se llamaba ‘M&B Escuela Superior de Marketing y Negocios'. --Ésta es la academia en la que Begoña Gómez logró el título que presenta como una licenciatura--

Se creó en 1989 y diez años después se fusionó en la corporación ESEM, aún en activo. Para estos estudios no se exigía como requisito tener aprobada la Selectividad, pues los alumnos de "nivel Bachillerato" podían matricularse en ellos, según indicaban tales titulaciones.

En el periódico de Nacho Escolar, mientras descuartizan a Pablo Casado por su máster, se preguntan muy educadamente y sin que nadie pueda ofenderse si este fichaje, "pese a que está ajustado a su carrera y experiencia profesional y según el IE se cerró antes de llegar Sánchez a la Presidencia", puede suscitar muchos debates, "la mayoría fagocitados por la derecha política, que ha encontrado en el anuncio otra vía para hacer la oposición y desgastar al Gobierno". De traca. Debates, dicen.

Pero nadie ha ido más lejos es defender a Gómez que el diario El País de la ecuménica Soledad Gallego Díaz. Su critico literario Juan Cruz se cuela en la sección El acento para decir que el refrán que habla de la mujer del César no se puede aplicar a la mujer de Sánchez:

Desde hace años esta señora, esposa de Pedro Sánchez, trabaja por cuenta ajena, y lo ha hecho siempre ligada a tareas de interés público que reclaman dedicación, oficio y experiencia, en la búsqueda de ayuda para financiar oenegés y organizaciones de carácter no lucrativo y de interés humano. En esa línea le han propuesto un trabajo privado que proviene del Instituto de Empresa, una institución que quiere, con ella, prolongar la incentivación de lazos de África con España y con Europa.

En su hoja de vida figura que ha dado clases en la Universidad Complutense y que además atesora experiencias que se corresponde con la oferta de empleo que ha atendido. No es, pues, la mujer del César, ni ha de parecerlo, sino que es Begoña Gómez, una mujer hecha por sí misma que, además, es la mujer, digámoslo en beneficio del inventario de refranes, del actual César.

Desde que se supo que ese iba a ser su porvenir laboral los beneficiarios de los tópicos que estos días se manejan se agarraron a la metafísica de lo que haría la mujer del César para descalificar al empleador y a la empleada, como si ambos se hubieran conjurado en un pacto contra la ética.

Y ojo al remate con lección periodística incluida:

La hipocresía (política, periodística) se conduce así: se exhibe un listón y se establecen las reglas para cumplir con el listón. Da igual que alguien cumpla con esas reglas, que sea adecuado para el empleo. De lo que se trata es de afearle que exista, simplemente, así que se sigue subiendo el listón hasta que no haya manera de alcanzarlo. Haga lo que haga tendrá que demostrar que sabe hacerlo, aunque lo lleve haciendo veinte años. Si insiste en pasar la prueba y efectivamente la pasa alguien sacará el catálogo de refranes y lo dirá como el argumento final: "La mujer del César...". Hasta que la mujer del César opte al puesto de desempleada.

En las numerosas referencias sobre la mujer de Pedro Sánchez (e incluso ella misma en un CV en la red Xing.com) se asegura erróneamente que ese título no oficial, que le ha servido ahora para dirigir el nuevo ‘Africa Center’ del Instituto Empresa, fue expedido por el ESIC.

Pero, como ha podido confirmar OKDIARIO, no fue así. Compañeros de la promoción de Gómez en la M&B Escuela Superior explican que, durante cuatro años, cursó allí sus estudios de Marketing. Fue después cuando hizo un máster en ‘Business Administration (MBA)’ en el ESIC.