Política

La situación pudo acabar de la manera más dramática que uno pueda imaginarse si esto hubiera sucedido en Caracas y no en pleno centro de Madrid.

Una marcha en favor del sátrapa Nicolás Maduro el 19 de mayo de 2017 estuvo a punto de concluir como el rosario de la aurora y todo porque a los muy facinerosos y acólitos amigos del régimen dictatorial caribeño no les hizo ni pizca de gracia que les grabasen haciendo el mamarracho supino.

Así, una joven venezolana que ha venido huyendo de las atrocidades que se cometen en la 'idílica' patria de Maduro, empezó a grabar en la plaza de Jacinto Benavente a diferentes especímenes que pululaban por allí con diferentes símbolos chavistas.

Uno de esos sujetos, español para más señas, que llevaba puesta una camiseta con el rostro de Hugo Chávez, comenzó a increpar a la joven con amenazas de toda clase:

¿Qué, te gusta? Aquí tienes libertad de expresión, no como allí, que están los terroristas de la oligarquía terminando con el pueblo.

Acto seguido, llegaba la primera amenaza:

¡Qué pena que no te hayan matado a ti también, bonita!

La joven advierte que está grabando las amenazas cuando empiezan a zarandearla entre varios de los 'valientes' prochavistas. Estos, cuando se ven retratados, aumentan el tono de las amenazas:

¡Está grabando la niñata! ¡Vamos que la liamos!

Y cuando ya se marchaban, el toque final

¡Borra el puto vídeo!