Política
Marco Minniti, ministro del Interior de Italia. MM
Aparece como extraño que no hubieran sido colocadas medidas de protección en uno de los lugares más masificados por ciudadanos y turistas
Encuesta¿Por que se negó Ada Colau a poner en La Rambla bolardos como recomendaba el Ministerio del Interior?

Ella se ha puesto de lado y dice que los bolardos no hubieran evitado la masacre en La Rambla de Barcelona, pero cuando se disipe el humo, se sequen la lágrimas y se analice lo ocurrido Ada Colau tendrá que rendir cuentas, al igual que los responsables de que el asesino imán de Ripoll siguiera tan pacho en su mezquita organizando atentados islamistas (El imán asesino que daba clases a los niños).

A la alcaldesa antisistema de Barcelona ya le han empezado a caer algunas críticas y el tono ira subiendo a medida que pasen los días. Porque es difícil entender tanta desidia a menos que se de por bueno que se negaran ella y su equipo a poner protecciones, porque lo recomendaba el Ministerio del Interior de España ( "¿Qué hace Ada Colau mientras nos ataca el yihadismo? Gastarse 100.000 euros en contra de la islamofobia").

Desde el de italia, como refleja ÁNGEL GÓMEZ FUENTES en 'ABC' este 20 de agosto de 2017, también sacuden a Colau.

"Asombroso» que la Rambla de Barcelona no estuviera protegida para impedir que una furgoneta la recorriera".

Esta es la opinión de un gran experto en terrorismo y servicios de inteligencia, Marco Minniti, titular de Interior, el ministro más popular del gobierno Gentiloni, de centro izquierda (La furgoneta de la muerte recorrió medio kilómetro atropellando gente haciendo eses).

"Aparece como extraño que no hubieran sido colocadas medidas de protección en uno de los lugares más masificados por ciudadanos y turistas», declara Minniti al diario «Corriere».


«Ningún Estado es inmune»

Adquiere especial relieve la crítica de Marco Minniti, porque conoce como pocos el aparato del Estado y es uno de los mayores expertos de seguridad.

Durante muchos años fue responsable de los servicios secretos italianos, gozando de la plena confianza de diversos gobiernos, hasta el punto de convertirse en una figura parecida a la del consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

De hecho, las operaciones más importantes de los 007 italianos llevaron siempre la firma de Marco Minniti.

El ministro del Interior italiano es consciente de que «ningún Estado es inmune» y, por tanto, no alardea de que en Italia no haya sucedido ningún grave atentado terrorista como en otros países europeos.

Pero, ante el temor, tras el atentado de Barcelona y agresión en Finlandia, de que se desencadene una nueva ola de ataques yihadistas, el ministro Minniti convocó al Comité de Seguridad el viernes, decidiendo «intensificar el control del territorio, confirmando el dispositivo puesto en práctica desde hace meses», que incluye el despliegue de soldados del Ejército, situar medios blindados en lugares simbólicos, céntricos o estratégicos, como el Coliseo, Vaticano, Plaza Navona..., además de colocar barreras, bolardos o pilones en lugares muy concurridos para proteger a ciudadanos y turistas, como se ha hecho en la comercial Gallería Vittorio Emanuele II, conocida como el Salón de Milán, famoso icono de la ciudad, en la plaza de la catedral.

Una actividad de vigilancia que se refiere, según el ministro Minniti, no solo a «los lugares, sino también a las personas con verificaciones continuas para individuar quién demuestra estar radicalizado y, por tanto, debe ser expulsado inmediatamente del país».

Desde los atentados de París, en noviembre 2015, Italia mantiene el nivel de alerta 2, el que precede al «ataque en curso», con una serie de medidas que se han ido ulteriormente reforzando.

Nuevas medidas

Para oponerse de manera eficaz a un ataque y defender a los ciudadanos, el Gobierno italiano ha establecido, entre otras, seis medidas, aunque se sabe que no garantizan la seguridad absoluta:

  • 1. Bloques de cemento con un peso de diversos quintales en calles comerciales o masificadas, para evitar que una furgoneta o coche se lance a atropellar a la multitud;
  • 2. Colocar una especie de muro con medios blindados en lugares simbólicos o estratégicos, como el Vaticano, Foros Imperiales o catedral de Florencia;
  • 3. Exigir a las agencias de alquiler de coches y furgonetas que adviertan a la Policía sobre cualquier anomalía;
  • 4. Ampliar y proteger la zonas peatonales, muy especialmente en el centro de algunas ciudades, sobre todo los fines de semana;
  • 5. Vigilancia especial en los conciertos, con expertos en explosivos;
  • 6. Controlar el territorio colocando más telecámaras.