Política
Mujeres en burkini en un hotel de Sevilla.
En el hotel se lavan las manos. No quieren problemas

Sevilla. 36 grados. Pleno agosto de 2017. En la piscina de un hotel de lujo mujeres marroquíes se dan un baño en burkini, la prenda de baño musulmana que cubre desde los tobillos hasta la cabeza dejando solo al descubierto la cara, ante la mirada atónita de los turistas.

Varios se quejan al socorrista, que pone cara de ‘yo no puedo hacer nada'. Las reglas de la piscina son muy claras: no se permite el baño "con ropa interior, camiseta o pantalones" por "higiene" y "seguridad". Pero nadie se atreve a decir nada.

"¿Y las reglas no están para cumplirlas? Si me tiro vestida a la piscina el hotel me multaría, pero como son musulmanas no se les puede decir nada", se queja una turista española. A otra turista le parece repugnante no por higiene sino por cómo coarta la libertad de la mujer. "Cada cual es libre de vestir como quiera", dice otro turista. En el hotel se lavan las manos. No quieren problemas.

Sorprende que los mismos que persiguen desterrar prácticas machistas y asegurar la igualdad de la mujer permitan con alegría una vestimenta que representa sumisión y falta de libertad. Porque las musulmanas tienen libertad para taparse todo lo que sea, pero no para desnudarse.

Mientras que en Francia está prohibido, en España es competencia de los ayuntamientos y no de las comunidades autónomas definir la vestimenta para el baño en las piscinas públicas. El ayuntamiento de Lleida ha sido el primero en posicionarse en 2016 al respecto a través de un comunicado en el que recuerda que no se permite el baño "con ropa interior, camiseta o pantalones" por "higiene" y "seguridad".

En Madrid el consistorio madrileño de Manuel Carmena lo aprueba: "El burkini está considerado un traje de baño, como un trikini o un bañador", tal y como aseguraron a este medio fuentes municipales. "Hasta ahora no hemos tenido ningún problema".

Varios parques acuáticos de España permiten acceder a sus instalaciones y descender por sus toboganes a las mujeres que utilicen burkini, siempre que el tejido sea licra o neopreno, es decir, apto para el agua.