Política
Delincuente, atracador, encapuchado. PD

Un suceso atroz ha conmocionado a la localidad alicantina de Elda, donde la noche de este miércoles un niño de ocho años fue asesinado mientras la pareja sentimental de su padre de acogida, ausente en el momento de los hechos, era violada en el domicilio familiar, en el número 26 de la céntrica calle Quijote.

Según ha adelantado el Diario Información este 31 de enero de 2017, una vecina fue la que dio la voz de alarma pasadas las nueve de la noche al hallar al menor muerto y a su madre, que está embarazada de varios meses, maniatada.

Las pesquisas se centran en dos hombres encapuchados que habrían sorprendido en el rellano de la escalera a la mujer y al niño cuando ambos se disponían a salir a la calle. La puerta de la vivienda no estaba forzada y tampoco hay indicios de robo.

De acuerdo con fuentes policiales, sobre las 21.00 horas llegó el aviso de una vecina que, tras oír un fuerte grito, se acercó a la vivienda, que tenía la puerta entreabierta y no había sido forzada, y al entrar, se encontró a la mujer maniatada y con contusiones y al menor en el suelo.

Las mismas fuentes policiales han indicado que el niño todavía vivía cuando llegaron los servicios médicos, pero sus intentos por reanimarlo no tuvieron éxito y falleció, mientras que la mujer fue trasladada al hospital de Elda.

Según la Policía, hasta que no se realice la autopsia no se conocerán las circunstancias exactas de la muerte del menor, aunque sí se descarta que tuviera heridas por arma blanca.

Se busca a dos individuos que llevaban casco de moto como presuntos autores de la muerte y la agresión, según las declaraciones de la propia mujer.

En el momento de producirse los hechos el padre de acogida del menor y novio de la mujer se encontraba trabajando.