Política
Rodrigo Lanza es un antisistema que dejó tetrapléjico a un guarda urbano en Barcelona. EP
La víctima, Víctor Láinez, tenía 55 años y pertenecía al grupo de moterps «Los Templarios» de la capital aragonesa

Un facineroso de tomo y lomo. Y cobarde, porque le atacó por la espalda, con una barra de hierro y con ayuda de unos compinches. Se llama Rodrigo Lanza, es de origen chileno y cuenta con nacionalidad española.

Tiene 33 años, pertenece a círculos antisistema, es conocido por las fuerzas de seguridad desde hace años por ello y por su participación en movimientos okupa y de ultraizquierda, y le consta un pasado de incidentes graves con condena judicial incluida.

Rodrigo Lanza es un célebre activista okupa que desde hace unos años reside en Zaragoza. Su caso se hizo célebre con un documental, ‘Ciutat Morta', que denunciaba un supuesto montaje policial y judicial.

Cumplió nueve años de prisión por dejar tetrapléjico tras una pedrada a un guarda urbano de Barcelona.

Este es el perfil del tipo que ha aseinado en Zaragoza a un ex legionario contra el que se encaró por llevar unos tirantes con la bandera de España (Asesinan a golpes a un legionario por lucir la bandera de España: "Dirán que fue una pelea de bar").

La brutal agresión se produjo en la madrugada del pasado día 8 de diciembre de 2017, cuando ambos coincidieron en un bar de copas del Casco Antiguo de Zaragoza.

Al parecer, los tirantes con la bandera de España llamaron la atención del 'rojillo' e insultó al hombre, quien no se arredró.

Ambos se enzarzaron en un rifirrafe verbal y la cosa pareció quedar ahí.

Cuando el aragones Víctor Laínez se marchaba del local, al salir y sin que se diera cuenta, Rodrigo Lanza le atacó por detrás y le golpeó brutalmente por la espalda con una barra metálica. Varias veces.

El hombre cayó desplomado, mortalmente herido. Los golpes que recibió en la cabeza fueron fatales. Tras varios días al borde de la muerte y en coma, falleció este martes 12 de diciembre de 2017, a mediodía, un día después de que su agresor fuera detenido por la Policía.

La víctima, Víctor Láinez, tenía 55 años y pertenecía al grupo de moterps «Los Templarios» de la capital aragonesa (Asesinan a golpes a un legionario por lucir la bandera de España: "Dirán que fue una pelea de bar").

El agresor, Rodrigo Lanza, ya era conocido por las fuerzas de seguridad. Vecino de Zaragoza. Hace años protagonizó incidentes en Barcelona relacionados con movimientos okupa y antisistema.

Según avanzó El Periódico de Aragón, el arrestado fue condenado a nueve años de prisión por agredir y dejar tetrapléjico a un guardia urbano de Barcelona. El acusado es de origen chileno, pero con nacionalidad española.

Tras la mortal agresión del pasado viernes, el autor de los hechos se marchó del lugar. Le acompañaban otras tres personas, al parecer dos mujeres y un hombre, según ha indicado Heraldo de Aragón.

La descripción del agresor que aportaron varios testigos y la investigación desarrollada por la Policía Nacional permitió identificar finalmente al autor del crimen, que fue detenido este lunes, tres días después de producirse los hechos. Está acusado de homicidio.

Permanece arrestado y está pendiente de pasar a disposición judicial. La Policía tiene de plazo hasta el jueves, aunque no descartan que sea enviado al juzgado este miércoles.

UN ABOGADO ETARRA Y AMIGO DE PABLO IGLESIAS

Rodrigo Lanza, el homicida, se dio a conocer por participar en el documental Ciutat Morta, emitido por el segundo canal de TV3 y que pretendía desvelar un presunto montaje policial y judicial para condenar al agresor y al resto de jóvenes antisistema que provocaron los disturbios tras el desalojo de la casa okupa de Barcelona.

El propio Rodrigo Lanza dijo que le habían detenido porque España es un país racista.

El abogado que defendió a este antisistema fue, Gonzalo Boyé, letrado de los exconsejeros Serret y Comín, y aconsejó al expresidente Puigdemont (El ex etarra Gonzalo Boye, socio de Nacho Escolar, asesorará a los imputados Sánchez Mato y Mayer).

Además, cumplió condena por colaborar con la banda terrorista ETA en el secuestro del industrial Emiliano Revilla en 1988.

El letrado es ex miembro del MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria) chileno y pasó varios años en la cárcel en España por dicho secuestro (Las víctimas del terrorismo, indignadas con el Colegio de Abogados de Madrid por invitar a Boye a disertar sobre el Código Penal).

Boye, que acabó su carrera de Derecho por la UNED mientras estaba en prisión, alcanzó cierta notoriedad al representar a una de las víctimas del 11-M, de origen chileno.

También es habitual su participación como letrado en procesos que afectan a la denominada 'izquierda abertzale' ('El Cascabel' denuncia lo que pasa por hablar de Boye: "Te ponen 300.000 euros y amordazan a la prensa").

Así lo constataría su presencia en la Audiencia Nacional junto a Arnaldo Otegi cuando, tras declarar ante el juez Fernando Grande Marlaska, el batasuno acabó en prisión.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, participó en un encuentro en mayo de 2015 en Barcelona con afectados del 'caso Ciutat Morta', entre ellos la madre de Rodrigo Lanza, y que le pedían un compromiso para que se visibilizara estos casos.