Política
Víctor Láinez EE

Víctor Láinez tenía 55 años y vivía en Zaragoza aunque había nacido en Tarrasa. La noche del 8 de diciembre vestía unos tirantes con franjas amarillas y rojas, simulaban la bandera de España.

Eso bastó para que Rodrigo Lanza le agrediera con una barra de metal en la cabeza.

Aquella noche, sobre las dos y media de la madrugada, Víctor disfrutaba juntos a tres amigos en el conocido bar El Tocadiscos en la calle Antonio Agustín de Zaragoza.

Allí, el agresor, reincidente, miró los tirantes de la víctima y empezó una discusión con él (Este es el 'okupa' que ha asesinado con una barra de hierro a un ex legionario que exhibía la bandera de España).

Le llamó "facha" por su prenda de ropa y se marchó del pub. Minutos más tarde regresó con el arma, una barra de hierro, podría ser el sillín de una bicicleta, entro de nuevo al local y le golpeó en la cabeza.

Los motivos ideológicos fueron el motor que incitaron a la agresión.

Víctor solía ir vestido con el clásico atuendo de motero: botas, chupa de cuero, camisetas de grupos de rock.

Llevaba siempre barba o la perilla perfilada. Era, además, simpatizante de grupos de extrema derecha. Así lo han confirmado desde la Falange Española de las Jons.

La organización ha publicado un comunicado donde le reconoce y pide al pleno municipal de Zaragoza que se condene lo sucedido.

"Pide justicia, ante este asesinato por discriminación y persecución ideológica, y atentado hispanófobo".

Sus amigos ahora lloran la pérdida. Llevaban varios días en vilo, ya que el hombre se debatía entre la vida y la muerte, pendiendo de un hilo.

"Era grande, un hombre que se vestía por los pies, de los que no quedan", así lo describe una de sus amigas más cercanas a Brais Cedeira y Edurne Pujol de El Esapañol.

Víctor era un amante de las motos. Siempre iba sobre su Harley Davidson, con ella recorría su barrio, el de la Magdalena, en el centro de la capital zaragozana. Allí vivió durante muchas décadas. Allí murió.

Fuente original: El Español/Leer más

VÍDEO DESTACADO: Así explica el 'okupa' cómo dejó tetrapléjico a un guardia antes de matar al motero por sus tirantes rojigualdos