Política
Igor el Ruso EE

La detención Norbert Feher, más conocido como Igor el Ruso, ha conmocionado a los cuerpos policiales españoles. Primero, por la crudeza con la que actuó en Teruel, donde asesinó a dos guardias civiles y a un ganadero en una noche aciaga. Pero también porque este criminal era uno de los más buscados en Europa y no había una prueba fehaciente de que se encontrase en nuestro país.

Ahora, los esfuerzos de la Guardia Civil se centran en el arma que se le incautó a Norbert Feher la misma noche de su detención. El procedimiento que sigue el Instituto Armado tras la detención de un criminal es elaborar un informe detallado de su armamento, para así cruzar las pruebas obtenidas con la base de datos de crímenes sin resolver. Es un modus operandi que se afinó especialmente en los tiempos de la lucha contra ETA, cuando las pistolas intervenidas a los terroristas eran una pieza fundamental para aclarar los asesinatos sin resolver de la banda, según recoge El Español.

Por el momento hay cinco claves que explicarían esa posible implicación de Igor el Ruso con el doble crimen del pantano de Susqueda:


1. La cronología de los hechos

Norbert Feher precipitó su huida de Italia dejando atrás un reguero de crímenes y el mayor dispositivo policial que recuerda el país para capturar a un delincuente no vinculado a la mafia. Las autoridades italianas realizaron un despliegue que supuso un desembolso diario de 200.000 euros, una cifra que representa los recursos humanos y tecnológicos para frenar al asesino.

Se cree que el exmilitar bosnio dio el salto a España a finales de agosto o a principios de septiembre. Marc y Paula desaparecieron el 24 de agosto cuando iban a pasar unos días de acampada en el pantano de Susqueda (Girona): sus familias denunciaron su desaparición y al tiempo se encontraron sus cuerpos.

Las fechas del crimen y del paso de Igor el Ruso a España coinciden en el tiempo.

Los cuerpos de los dos jóvenes aparecieron en una zona "poco recomendable" del pantano de Susqueda.


2. El recorrido de Igor el Ruso

Norbert Feher nació en 1981 en Subotica, localidad ubicada al norte de Serbia. Allí se formó como militar, aunque pronto abandonó su trayectoria en el ejército para dedicarse a la delincuencia. Cuando su país natal se le quedó pequeño, pasó a Italia.

Allí se le vincula con tres asesinatos y con una agresión sexual. Las autoridades italianas se volcaron en cuerpo y alma en la localización del exmilitar, quien recurrió a sus técnicas como soldado para escapar de los controles policiales.

Se cree que Igor el Ruso cruzó la frontera italiana hacia Francia, y que desde ahí, siguiendo una ruta terrestre, pasó a España. Podría haberlo hecho por los Pirineos catalanes y después recorrer Girona, donde se produjo el doble crimen de Marc y Paula.


3. El historial del exmilitar bosnio

La trayectoria de Norbert Feher se dibuja sobre un sinfín de crímenes y extorsiones. Basta con atender a sus últimos movimientos en Teruel para comprender que el delincuente subsistía a base de robos -utilizando todos los medios necesarios- a la gente de la zona.

Los guardias civiles Víctor Romero Pérez y Víctor Jesús Caballero Espinosa investigaban en Teruel los últimos robos producidos en circunstancias similares. Finalmente se toparon con el exmilitar bosnio, que mató a ambos previsiblemente en el momento en el que se disponía a robar en una finca ubicada entre las localidades de Andorra y Albalate del Arzobispo. En el encuentro también fue asesinado el ganadero José Luis Iranzo.

Respecto al crimen de Susqueda, aún no están claros los motivos por los que se les mató a los dos jóvenes. En un primer momento se barajó la posibilidad de que fueran cazadores furtivos; tampoco se descarta el crimen sexual. Otra hipótesis que manejan los investigadores es el del robo, aunque Marc y Paula no tenían objetos de gran valor. Podría haberse producido un encontronazo fortuito y fatal con algún ladrón.


4. Dos disparos en Susqueda

Norbert Feher es un exmilitar bosnio que sabe manejar armas a la perfección. Si en Teruel abatió a dos guardias civiles equipados con chalecos antibalas es porque sabía dónde tenía que disparar. No le tembló el pulso al hacerlo.

En el doble crimen de Susqueda, los dos jóvenes también fueron asesinados con disparos a bocajarro. Los informes forenses revelan que Paula recibió un disparo en la sien, mientras que Marc sufrió el impacto en el tórax. Precisión criminal para acabar con las dos víctimas.


5. La frialdad del crimen

Hay un punto en común entre ambos crímenes: la frialdad con la que el autor actúa sobre los cadáveres de sus víctimas. En Teruel, Norbert Feher se aproximó a los dos agentes abatidos y les robó sus armas reglamentarias; después se dio a la fuga a bordo del coche del ganadero.

En Susqueda, el asesino se deshizo de los cuerpos con gran frialdad, atándolos a sendos bultos cargados de piedras y arrojándolos al fondo del pantano. A las autoridades les costó semanas encontrar los dos cadáveres.

Fuente: El Español/Leer más

VÍDEO DESTACADO: [VÍDEO +18] Así fue el terrible asesinato del doble campeón de Europa de lucha libre