Política
Sebastian y Cristian Sandulache EE

Los hermanos Sandulache, proxenetas rumanos afincados en Oviedo, ganan muchísimo dinero con la prostitución. Hasta 10.000 euros por noche. Por eso, cuando el negocio va mal, se enfadan mucho.

Hubo una noche que las chicas ganaron poco. Sólo 700 euros. "Esos 700 euros os los vais a comer", decidieron Cristian y Sebastian Sandulache, muy disgustados. Y no lo dijeron en sentido figurado.

Lo dijeron literalmente. Decidieron que las cuatro prostitutas iban a tragarse ese dinero. Llamaron a Ionut Baciu, su esbirro, y le ordenaron:

"Ionut, trae un poco de agua", porque cuesta mucho que los billetes pasen por la garganta a palo seco.

Entonces Ionut trajó un poco de agua y las cuatro prostitutas tuvieron que comerse 700 euros en billetes pequeños.

Mientras las chicas ingerían todo ese papel, los Sandulache advirtieron:

"Si esto vuelve a pasar, la próxima vez os lo coméis en monedas".

Son algunas de las acusaciones contra Cristian y Sebastian Sandulache, dos hermanos de Vaslui (Rumanía) que se enfrentan a una petición de casi 600 años de prisión. Están acusados de trata de seres humanos, prostitución coactiva y blanqueo de capitales. Cristian es el pequeño (nació en 1984), pero es el jefe del clan.

Su hermano Sebastián nació en 1979 pero ocupa un escalafón inferior en el entramado. Acaba de comenzar el juicio contra ellos en la Audiencia Provincial de Oviedo.

Fuente original: David López Frías,El Español/Leer más

VÍDEO DESTACADO: "Ninguna mujer nace para puta"