Política
Agentes de la Guardia Civil con tricornio y uniforme de gala. GC

Un drama del que apenas se habla, y que de momento no tiene remedio alguno. Dos guardias civiles se han quitado la vida esta semana y otro integrante de este cuerpo de seguridad del Estado ha tratado de hacerlo. El problema no es nuevo, pero sí muy preocupante, ya que la cifra de suicidios dentro de este colectivo no deja de crecer.

El 2017 fue un periodo especialmente trágico en este sentido. Se registró entonces el número de casos más alto de los últimos seis años (quince entre enero y septiembre, casi uno por quincena).

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) critica la inacción del Gobierno ante el imparable aumento de agentes que se quitan la vida, mientras los sucesivos gobiernos

"se cruzan de brazos ante la situación, la ignoran o simplemente la achacan a cuestiones como la posesión de armas".

Frente a esta explicación y según la asociación, que cita el ensayo "¿Todo por la patria?", escrito por el psicólogo Daniel J. López, es el clima laboral, unido a la utilización "inadecuada" de la escala de mando lo que provoca un estrés añadido a los agentes.

Por este motivo, la organización considera necesario elaborar en una comisión de estudio multidisciplinar con especialistas un método de trabajo y análisis que logre paliar este drama.

Además solicitan que sean psicólogos externos al Cuerpo los profesionales que atiendan a estos agentes, ya que en la actualidad este servicio está formado por especialistas de la Guardia Civil.

La reivindicación de Alfonso Rojo en favor de la Guardia Civil por agarrar finalmente a 'El Chicle'