Iva Emilova Yakimova FB
La joven, de 21 años, ya ha indemnizado a los familiares de las víctimas con un total de 700.000 euros

Las redes echan humo tras conocerse este jueves 29 de diciembre de 2016 la sentencia contra una joven, acusada de provocar un accidente de tráfico en la localidad mallorquina de Port Portals el 16 de abril de este año, en el que fallecieron tres personas:  ha confesado los hechos durante el juicio y ha aceptado una pena de cuatro años de cárcel e inhabilitación durante seis años para conducir vehículos, tras llegar a un acuerdo de conformidad. (A la cárcel por causar tres muertes al volante... ¡drogada hasta las cejas!).

En concreto, la joven, Iva Emilova Yakimova, se ha declarado culpable de delitos contra la seguridad vial por conducción bajo sustancias estupefacientes y bebidas alcohólicas y conducción temeraria, tres delitos de homicidio imprudente y un delito de lesiones imprudentes.

Además, la joven ya ha indemnizado a los familiares de las víctimas con un total de 700.000 euros, además 8.000 euros para el ocupante del vehículo que resultó herido y 5.375 por la moto siniestrada.

"Lo siento, nunca han sido mis intenciones", ha dicho la joven tras aceptar la sentencia firme, ante lo que un familiar de un fallecido ha contestado: "Pero lo hiciste, no vas a arreglar nada, cuatro años van a ser un regalo para ti".

Además, al terminar juicio en el juzgado de lo Penal número cuatro de vía Alemania, que estaba previsto para dos días pero finalmente apenas ha durado media hora debido al acuerdo, la juez ha querido mostrar sus condolencias a los familiares de los fallecidos.

En el proceso han prestado asistencia casi una decena de agentes de la Policía Nacional en vista al significativo número de familiares y amigos de las víctimas que han acudido al juicio y que no han podido entrar en la sala.

CONDUCÍA A 170 KM/H BAJO LOS EFECTOS DE ALCOHOL Y DROGAS

Los hechos ocurrieron el 16 de abril de este año a la altura del kilómetro 10 de la MA-1 que une Palma con el Port de Andratx.

La joven, de nacionalidad búlgara y que entonces tenía 21 años de edad, conducía un BMW de alta gama a 170 km/hora en un tramo de velocidad máxima a 120 km/h, "de forma descontrolada" y "con continuos cambios de carril", según señala el escrito de acusación.

La conductora perdió el control del vehículo y arrolló a un motociclista de 41 años de edad, padre de familia que falleció en el acto.

Los dos vehículos se salieron de la vía y el coche dio varias vueltas de campana. También fallecieron otros dos jóvenes ocupantes del vehículo y un cuarto ocupante resultó herido con varias fracturas.

La conductora resultó herida crítica y permaneció varios días ingresada en el módulo de detenidos de Son Espases, donde se le practicaron pruebas que revelaron que conducía bajo los efectos de benzodiazepinas (psicotrópicos con efectos sedantes y ansiolíticos), éxtasis, cocaína y marihuana, además de alcohol.

Además, la joven carecía de permiso de conducción válido en España, por lo que la pena de seis años de inhabilitación para conducir también le impide obtener el carnet.