Se llama Josete, y gracias al buen hacer y al altruismo de una peluquería de Palma, 'La Salvajería', ha encauzado de nuevo su vida tras años atravesando una amarga depresión.

De 'gorilla' en la Plaza del Mercado en la citada ciudad, protagoniza a sus 55 años el vídeo que en estos momentos bate records en Facebook, titulado "El espíritu de la plaza", y que fue grabado en julio de 2015, aunque ahora se ha lanzado a la citada red social.

La peluquería transformó su apariencia para mejorar así su calidad de vida e, indirectamente, emocionarle a él, a su entorno y a toda la red.

La grabación comienza con "el primer" Josete sentado de espaldas, con su melena canosa suelta, y dueño de la peluquería, Salva García, preguntándole si quiere que deje la ventana con el espejo abierta o cerrada durante su transformación.

"Ventanas abiertas ahora para que me vea por última vez así. Las cerramos, para ver si, cuando se vuelvan a abrir es como si realmente se abriera algo más en mi vida. Como un símbolo",

responde Josete como si visionara lo que iba a ocurrir a partir de entonces.

Después, el corto intercala imágenes de la vida de Josete previas a su paso por la peluquería en las que le vemos con un aspecto muy descuidado contando que, aunque es feliz consigo mismo y lo que gana como aparcacoches le permite mantenerse, no es feliz porque ese trabajo "no hace feliz a nadie".

Por eso y sabiendo que cambiar su estilo de vida es complicado, decidió ponerse en manos de La Salvajería para que hacerla "más cómoda" y "más real" dando el primer paso. "Hay que empezar por la estética de uno, que es muy importante", afirma el propio Josete.

Así, vemos como el personal de la peluquería se puso manos a la obra para ir cambiando su aspecto radical y progresivamente y al final dejarlo totalmente irreconocible. Al abrir las ventanas, Josete no era capaz de reconocerse frente al espejo y no pudo contener la emoción. "¡Dios mío! ¡Carallo! No me reconozco. Es alucinante esto... ¡Yo soy este!", dice emocionado.

El vídeo termina con Josete de vuelta en la calle, paseando feliz con su nuevo aspecto y dejando atónitos a todos los que le conocen.

Según ha señalado Óscar, el artífice de esta transformación y dueño de la peluquería a La Vanguardia, a partir del vídeo consiguieron un patrocinador, que prefiere mantenerse en el anonimato, que ayuda a Josete a pagar cada mes una habitación en un piso compartido y que poco a poco está reconduciendo su vida.

Galería de imágenes: