Camargo y Armengol PD

Podemos ha reiterado su petición de dimisión del vicepresidente del Gobierno autonómico, Biel Barceló, por los contratos al antiguo jefe de campaña de Més, Jaume Garau, pero ha negado que esta solicitud sea un ultimátum para la continuidad del pacto de gobernabilidad. (Los socios soberanistas de Podemos adjudican seis contratos a dedo en Baleares... y casi se quedan sin su mano derecha).

"No dijimos 'si el lunes no ha dimitido rompemos el pacto'", ha señalado la portavoz parlamentaria de la formación morada en Baleares, Laura Camargo, en una entrevista a IB3 Radio en la que ha explicado que en la reunión que celebrará el consejo de coordinación autonómico podemista se analizarán las posibles medidas de presión a adoptar pero no se tomará ninguna decisión sobre la ruptura del pacto.

Camargo ha incidido en la vigencia del acuerdo por el cual Podem da apoyo parlamentario al Govern de PSIB y Més, y ha argumentado que una hipotética disolución del compromiso tendría que ser decidida por la asamblea ciudadana en una convocatoria a todos los militantes que ni siquiera se ha planteado.

No ha descartado aumentar la presión sobre el Govern para tratar de forzar la dimisión de Barceló. "Podemos aumentar nuestro grado de exigencia para mantenernos en los acuerdos por el cambio", ha manifestado.

Ha mantenido que la dimisión del vicepresidente y líder de MÉS sería "lo más correcto y lo mejor para el Govern", pues Podemos le considera responsable político de la vulneración del código ético en la contratación de Garau que ha confirmado la propia comisión ética del ejecutivo.

"Se puede poner a otra persona, (...) no es un drama, no es el fin del mundo ni el fin del pacto. Supondría preservar la idea que ante casos así se actúa, y no se hace lo que hacía el PP", ha apuntado Camargo.