Baleares

No se ha hablado de otra cosa este fin de semana en Mallorca, donde los bañistas de hasta cinco playas distintas se han visto sorprendidos por la presencia de un tiburón, de casi dos metros de largo, mientras se bañaban cerca de la orilla.

Se trataba de una tintorera que estaba herida en la boca por un anzuelo, y que ha sido sacrificada tras quedar varada este domingo 25 de junio de 2017 en Can Pastilla, que tuvo que ser desalojada. Las imágenes del vídeo corresponden a la playa de Illetas, que corrió la misma suerte, y en donde los bañistas entraron en pánico ante su presencia.

Los expertos han determinado que esas lesiones eran incurables y han decidido sedar al animal para tranquilizarlo y evitarle más sufrimiento, y administrarle después una droga eutanásica para acabar con su vida.