Religión Digital

Velatorio del cardenal Arns

Centenares de fieles rompen a aplaudir en el velatorio del purpurado brasileño

clipping

Francisco: "Arns fue un pastor intrépido, un auténtico testigo del Evangelio en medio de su pueblo"

El cardenal Scherer destaca su vida de "servicio" y "defensa de la justicia social"

Redacción, 15 de diciembre de 2016 a las 20:03
La mayor parte de su vida estuvo dedicada al servicio de este pueblo, de la defensa de la dignidad humana, de la justicia social y de la defensa de los más pobres
El cardenal Odilo Scherer, en el velatorio del cardenal Arns/>

El cardenal Odilo Scherer, en el velatorio del cardenal Arns

Pablo VI y Arns/>

Pablo VI y Arns

Fallece el cardenal Arns, héroe de la Iglesia brasileña/>

Fallece el cardenal Arns, héroe de la Iglesia brasileña

Ha muerto el cardenal Arns, conocido por su defensa de los derechos humanos/>

Ha muerto el cardenal Arns, conocido por su defensa de los derechos humanos

Muere el cardenal Arns/>

Muere el cardenal Arns

Arns y su coche/>

Arns y su coche

Cardenal Arns/>

Cardenal Arns

  • El cardenal Odilo Scherer, en el velatorio del cardenal Arns
  • Pablo VI y Arns
  • Fallece el cardenal Arns, héroe de la Iglesia brasileña
  • Ha muerto el cardenal Arns, conocido por su defensa de los derechos humanos
  • Muere el cardenal Arns
  • Arns y su coche
  • Cardenal Arns

(J.B./C.D).- La Catedral Metropolitana de Sao Paulo recibió con una ovación llena de gratitud los restos mortales del cardenal brasileño Paulo Evaristo Arns, fallecido este miércoles a los 95 años tras luchar por la defensa de los derechos humanos en tiempos de dictadura.

Una muerte que ha sido lamentada también por el Papa Francisco, quien en un telegrama afirma su "gran pesar" al conocer "la muerte del venerado hermano". En un escrito a la diócesis, Bergoglio lo califica de "pastor intrépido" que "se reveló como un auténtico testigo del Evangelio en medio de su pueblo, mostrando a todos el camino de la verdad en la caridad y en el servicio a la comunidad, en atención permanente hacia los más desfavorecidos".

"Doy gracias al Señor por haber dado a la iglesia un pastor tan generoso y elevo fervientes oraciones para que Dios acoja en su dicha eterna a este siervo suyo bueno y fiel", concluye el Papa.

Hoy se dio inicio a un velatorio colectivo que se prolongará hasta el viernes, día en el que recibirá sepultura en la cripta de la catedral, un imponente templo de estilo neogótico.

El ataúd con el cuerpo de "Dom Paulo", como comúnmente se le llama en Brasil, llegó a las puertas de la catedral en un coche fúnebre y fue cargado por sacerdotes de la Archidiócesis de Sao Paulo.

Mientras estos subían la escalinata de acceso al recinto, los devotos rompieron a aplaudir en medio de un tumulto de cámaras y fotógrafos que se arremolinaban alrededor del féretro del arzobispo emérito de la capital paulista, fallecido tras llevar dos semanas ingresado en un hospital por problemas pulmonares.

La entrada a la catedral la encabezó el cardenal Odilo Pedro Scherer, actual arzobispo de Sao Paulo, a golpe de incienso y entre nuevos aplausos, para luego dedicarle unas palabras durante una misa.

"La mayor parte de su vida estuvo dedicada al servicio de este pueblo, de la defensa de la dignidad humana, de la justicia social y de la defensa de los más pobres", manifestó Scherer, rodeado de autoridades civiles y también de representantes de otras confesiones religiosas.

Evaristo Arns, de la Orden Franciscana, es uno de los símbolos más representativos de la lucha contra la dictadura militar que rigió Brasil entre 1964 y 1985, pues desde su posición como arzobispo de Sao Paulo criticó con dureza las torturas, desapariciones y prisiones arbitrarias que se perpetraron en esa época.

"Marcó profundamente nuestra ciudad, pero no solo eso, también marcó a todo Brasil", agregó Scherer, una opinión compartida por algunos de los allí presentes en el funeral, como la del abogado Alexandre Pupo, de 23 años, quien dijo a Efe que Arns "simbolizó una época muy importante para la Iglesia" en el país.

"Tuvo un compromiso social muy fuerte y de defensa de la democracia", comentó el joven, de confesión protestante, que no vivió esa época convulsa pero tiene conciencia de ella.

En 1972, Arns creó la Comisión de Justicia y Paz de Sao Paulo y como presidente regional de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil (CNBB) lideró la publicación del manifiesto "Testigo de paz", que contenía fuertes críticas al régimen.

Unos bancos más hacia delante, más cerca del altar donde reposa el cuerpo del cardenal fallecido, Remi Cardozo, de 57 años, dice a Efe que Arns "tenía un corazón enorme, albergó a todo el mundo en todas las épocas, incluida en la época de la dictadura", en referencia a los casos en los que dio refugio a perseguidos políticos y personas de escasos recursos.

Para Rogerio Vilanova, frecuente en las misas del cardenal cuando este alzaba su voz desde el altar de la catedral para denunciar las violaciones de derechos humanos, "siempre luchó para el pueblo pobre y humilde".

A lo largo de su extensa trayectoria de 71 años de sacerdocio y 50 de episcopado, Arns llegó a trabajar también como periodista y escribió más de medio centenar de libros, pues una de sus pasiones que mantuvo hasta el final era mantenerse constantemente informado.

"Siempre que lo visitaba tenía periódicos, revistas y libros encima de la mesa", reveló Scherer en su discurso.

Su carácter reivindicativo le hizo ganarse el título de símbolo de la iglesia progresista e incluso su nombre sonó en 1978 como uno de los "papables" en el cónclave en el que fue elegido San Juan Pablo II.

Su lema "de esperanza en esperanza" quedó marcado en la memoria del pueblo brasileño.

El texto completo del telegrama de pésame del Papa:

Recibida con gran pesar la noticia de la muerte del venerado hermano, el cardenal Paulo Evaristo Arns, le expreso, al igual que a los obispos auxiliares, al clero, a las comunidades religiosas y a los fieles de la arquidiócesis de São Paulo, así como a la familia del fallecido, mi pésame por la desaparición de este pastor intrépido que en su ministerio eclesial se reveló como un auténtico testigo del Evangelio en medio de su pueblo, mostrando a todos el camino de la verdad en la caridad y en el servicio a la comunidad, en atención permanente hacia los más desfavorecidos.

Doy gracias al Señor por haber dado a la iglesia un pastor tan generoso y elevo fervientes oraciones para que Dios acoja en su dicha eterna a este siervo suyo bueno y fiel. Envío a esa comunidad archidiocesana que llora la pérdida de su amado pastor, a la Iglesia de Brasil, que tuvo en él un seguro punto de referencia y a cuantos comparten esta hora de tristeza que anuncia la resurreción, la consoladora bendición apostólica.



facebook

Religión Digital Edicom, SL CIF B86611894 - C/ Castuera nº 18 1º A - 28047 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@religiondigital.com | Copyleft 2000