Religión Digital

Persecución de la Iglesia en México

RD

"Seguiremos hablando fuerte, anunciado y denunciado las injusticias"

clipping

Omar Sotelo Aguilar, SSP: "Hay una nueva persecución contra la Iglesia en México"

"No podemos callar ante tanta barbarie. Es necesario que nuestros pastores sean valientes"

Guillermo Gazanini, 01 de abril de 2017 a las 21:52
La incidencia con la que se ha ejecutado a sacerdotes es una nueva persecución cuyas características van más allá de la violencia física acercándose a la difamación y calumnia para desacreditar a la Iglesia

(Guillermo Gazanini, corresponsal en México).- Para alentar y difundir los trabajos de quienes tienen la labor de comunicar, el Club de Periodistas de México llevó a cabo el XLVI Certamen del Premio Nacional e Internacional de Periodismo galardonando diversas categorías presentadas en el año 2016 y reuniendo a profesionales de la comunicación, empresarios y dueños de medios en su sede enclavada en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Uno de los reconocimientos fue entregado al padre Sergio Omar Sotelo Aguilar, religioso paulino y director del Centro Católico Multimedial (CCM) en la categoría de Derechos Humanos por la investigación "Tragedia y Crisol del Sacerdocio en México", publicado en diciembre pasado considerando que "la libertad de culto en México está siendo diezmada, socavada y amenazada por la delincuencia organizada", según el reporte anual del Centro Católico Multimedial.

Por octavo año consecutivo, México encabeza la lista como país más peligroso para ejercer el sacerdocio. En las duras cifras de este reporte, se afirma que en los últimos 26 años se han perpetrado 61 atentados contra miembros de la Iglesia católica de los cuales 57 fueron crímenes arteros.

En "Tragedia y Crisol del sacerdocio en México" se señala que en los últimos tres años se han confirmado 15 homicidios y la tendencia indica que el porcentaje, respecto al mismo período de la administración 2006-2012, ascenderá. Por este valeroso trabajo, por su denuncia que verifica el alto riesgo en el que viven los sacerdotes, presbíteros, capellanes y voluntarios religiosos, es que el jurado calificador encontró méritos suficientes para reconocerlo como investigación seria.

El director del Centro Católico Multimedial, acompañado de su padre, don Manuel Sotelo y su señora madre, doña Rosy Aguilar, así como del padre Gilberto Bedolla, Superior de la Sede Provincial de la Sociedad de San Pablo en México, no disimuló su emoción por la entrega del Premio Nacional.

¿Qué significa este reconocimiento? El comunicador paulino, ordenado el 7 de septiembre de 1996, comparte algunas reflexiones del apostolado del CCM y el significado del reporte anual que se ha convertido en un referente indiscutible de uno de los temas que más lastiman a México y a la Iglesia: la desafortunada neopersecución contra el sacerdocio.

 

Padre, felicidades por este bien logrado reconocimiento justo cuando el Centro Católico Multimedial (CCM) cumple 10 años de existencia. Un apostolado periodístico que surge desde la Sociedad de San Pablo. ¿Cómo ha sido el caminar del CCM en esta década?

Durante 10 años hemos trabajado a contracorriente, padeciendo la falta de recursos, de personal, de apoyos... Y con muchos ataques a este tipo de apostolado, eso no ha faltado; sin embargo, todo esto nos ha fortalecido, nos ha dado proyección nacional e internacional. Hoy, después de 10 años de trabajo, muchos de nuestros sueños se han vuelto realidad.

Este esfuerzo se ve reconocido con este Premio Nacional de Periodismo. ¿Qué pensamiento tiene al respecto?

En verdad es un gran aliciente. Nos impulsa y anima a seguir adelante con mayor fuerza y compromiso por difundir la Verdad de Jesucristo a los hombres de hoy a través de los medios de hoy.

Este reconocimiento no es mérito mío exclusivamente. El CCM está compuesto de mucha gente que ha creído en el proyecto. Por todo ello, este Premio ahora es una gran responsabilidad e implica un gran compromiso con el mundo.

El Premio se otorga a raíz de la labor periodística y de investigación que el CCM ha hecho en seguimiento a las agresiones contra ministros de culto. No llega en buen momento cuando se sabe de dos sacerdotes más víctimas del crimen en los últimos días, los padres Felipe Altamirano Carrillo de la Prelatura del Nayar y Óscar López Navarro de la diócesis de Tampico, liberado por sus plagiarios afortunadamente.

El contexto en el que se da este Premio es muy duro. Cuando empezamos con esta investigación, no faltó quién dudara de nosotros. Hubo descalificaciones e incluso amenazas, pero nos da más credibilidad y eso es lo que queríamos.

Nuestra misión es dar a conocer que algo está pasando en contra de los ministros de culto, son perseguidos y asesinados. Hoy esa voz se ha alzado con fuerza y esperamos sea escuchada para evitar más pérdidas humanas no sólo de sacerdotes, sino de cualquier mexicano.

 

¿Qué es lo que pasa en México? ¿Por qué esta violencia contra ministros de culto? ¿Es una neopersecución?

México vive una de las etapas más difíciles de su historia. El crimen y la violencia han desbordado a las instituciones gubernamentales de todos los niveles ocasionando un impresionante incremento de la violencia en contra de la sociedad y la Iglesia no ha sido la excepción.

Oficialmente los crímenes contra sacerdotes en la actualidad no son vistos como nueva persecución; sin embargo, la incidencia con la que se ha ejecutado a sacerdotes y religiosos es, por mucho, una nueva persecución cuyas características van más allá de la violencia física acercándose a la difamación y calumnia para desacreditar, sin duda alguna, a la Iglesia y sus ministros.

¿Cómo seguirá contribuyendo el CCM? ¿Qué viene después de este merecido Premio Nacional?

Seguiremos hablando fuerte, anunciado y denunciado las injusticias y la falta de Verdad. Somos un medio de comunicación consagrado al servicio de la Verdad, haremos todo lo posible y usaremos los medios necesarios para tal fin.

¿Qué mensaje daría a las autoridades responsables de la procuración de justicia?

A las autoridades les seguiremos insistiendo eficacia, compromiso y entrega total para hacer de nuestra nación una mejor lugar.

Finalmente, ¿Qué diría a los obispos de México sobre este fenómeno de violencia que azota a la Iglesia?

La situación de nuestro país es delicada, no cabe duda. Ante tal contexto necesitamos de una Iglesia valiente, encarnada en las realidades de nuestro pueblo. No podemos callar ante tanta barbarie. Es necesario que nuestros pastores sean valientes y solidarios con este pueblo grande, pero sufriente.

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí:



facebook

Religión Digital Edicom, SL CIF B86611894 - C/ Castuera nº 18 1º A - 28047 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@religiondigital.com | Copyleft 2000