• Director: José Manuel Vidal
América
El cardenal Cupich y James Martin sj RD
Solo le diría a la gente: decide por ti mismo, formar tu propia decisión, leyendo exactamente lo que Martin escribió

(Cameron Doody).- "Un sacerdote que ha dado su vida al servicio de la Iglesia". Ese es el respaldazo que el cardenal Blase Cupich acaba de brindar al jesuita James Martin, objeto de una campaña de acoso por parte de la ultraderecha católica. "Ha sido muy dedicado, es muy respetado", ha añadido el arzobispo de Chicago sobre el autor de Building a Bridge, que busca "construir un puente" de respeto entre la Iglesia y las personas LGBTIQ.

Según informa el National Catholic Reporter, el cardenal Cupich invitó al padre Martin a que diera una serie de reflexiones públicas durante la próxima Cuaresma en la catedral de Chicago. Dicha invitación viene después de que Martin viera canceladas tres charlas suyas previstas para los próximos meses: en el seminario de la Universidad Católica de América, en una cena de la orden del Santo Sepulcro en Nueva York y en la agencia para el desarrollo internacional de los obispos de Inglaterra y Gales.

Al extender su invitación al jesuita -autor de una docena de libros y un editor de la revista America- Cupich dijo que "quería asegurarme de que refrendara lo que [Martin] estaba haciendo", tal y como informa The Sun Times. "Creo", continuó el purpurado, "que estas instancias de no invitarle o retirarle la invitación fueron muy desafortunados, y quería hacerle saber que le apoyaba".

Martin "es un sacerdote que ha dado su vida al servicio de la Iglesia", añadió el arzobispo de Chicago. "Ha sido muy dedicado, es muy respetado. El Santo Padre le nombró a una comisión en Roma [a la Secretaría para la Comunicación]. Así que, solo le diría a la gente: decide por ti mismo, forma tu propia decisión, leyendo exactamente lo que escribió".

Por su parte, Martin dijo al Sun Times que estaba "encantado" de ir a Chicago pese a las cancelaciones forzadas por las campañas de los católicos ultras. Con respecto al elogio del cardenal Cupich, el jesuita lo calificó como un "voto de confianza de un líder de la Iglesia muy respetado por lo que estoy intentando lograr con este libro".

Ya bromeando acerca de la polémica levantada por su libro, Martin afirmó que "las noticias de las cancelaciones... triplicaron las ventas semanales", algo que en todo caso, testifica el hecho de que la acogida que ha recibido su tomo ha sido tremendamente positiva.

"Tengo el apoyo del 99,9% de los fieles católicos", zanjó Martin, añadiendo que cuando visita parroquias "es todo abrazos y el darme las gracias". Por no decir nada de que, incluso tras la tumulta, "Jesús me está muy cerca en la oración, y también tengo su apoyo, que es lo que más importa".