• Director: José Manuel Vidal
América
Michael J. Byrnes, arzobispo de Agaña, Guam Pacific Daily News
Esperamos que [a Apuron] se le halle culpable de estos crímenes atroces contra nuestra Iglesia local... y que se le reduzca al estado laico, ya que no es apto para ministrar a los fieles católicos de cualquier diócesis

(Cameron Doody).- El tribunal del Vaticano encargado de juzgar a Anthony S. Apuron, el ex-arzobispo de Agana, Guam, acusado de abusos sexuales de niños, ha llegado a un veredicto, pero no lo hará público hasta que lo firmen todos los miembros del tribunal eclesial.

Es el último capítulo de la saga de abusos sexuales en esta isla remota del Pacífico, escándalo que también este miércoles ha acabado con la existencia del único seminario del territorio gestionado por el Camino Neocatecumenal.

Cerrar el Seminario Redemptoris Mater "no ha sido una decisión fácil", declaró el arzobispo coadyutor de Agana, Michael Byrnes, en rueda de prensa. "Sé que entristece a muchos, especialmente los que están en el seminario. Esta ha sido una decisión muy difícil, pero creo que es la correcta para el futuro aquí en la archidiócesis".

En esta misma rueda de prensa, el arzobispo Byrnes -otrora obispo de Detroit quien llegó a la isla el año pasado- afirmó que "la razón principal por cerrar el seminario es que simplemente no es un modelo sostenible para la archidiócesis de Agana".

Parte de la insostenibilidad de la institución se debe a que muy pocos de los sacerdotes allí formados por los 'Kikos' acaben quedándose en la isla. Y que las prácticas de los neocatecumenales no ha acadabo de cuajar en la cultura católica guameña. Pero igual de importante es el hecho de que el valor del inmueble ha sido tasado en hasta setenta millones de dólares. Dinero al que la Iglesia tendrá que recurrir en los próximos meses cuando se enfrente a un estimado centenar de reclamaciones monetarias por parte de personas que han sido abusado sexualmente por sacerdotes de Agana durante las últimas décadas.

La magnitud del escándalo de la pederastia clerical en Guam se puede ver reflejado en un dato escalofriante. El hecho de que hayan sido más de cien víctimas en una isla que cuenta que una población de solo 160.000 significa que su tasa de abusos es más de cinco veces más alta que la de Boston, ciudad cuya crisis de curas abusadores fue retratada en la película Spotlight. Una situación ante la cual fieles de la isla reclaman la solidaridad de todos, e incluso que los 'Kikos' ayuden, con la previsible futura venta de su seminario, a solventar las deudas que tiene la archidiócesis.

A la espera de conocer la sentencia contra el ex-arzobispo Apuron

A la luz de las novedades del caso Apuron, mientras se espere para que su sentencia se dé a conocer, tanto grupos de fieles laicos como el mismo arzobispo Byrnes coincidieron en que, se halle el veredicto que se halle, Apuron nunca puede volver a regentar la iglesia de Agana, escenario que sería un "desastre".

Apuron -acusado de abusar de al menos tres monaguillos en los 70- "nunca puede volver a ser arzobispo de Agana, título que ahora debe ser transferido al arzobispo Michael Jude Byrnes", dijo el presidente del grupo de fieles "Católicos Preocupados", David Sablan. "Ha creado escándalo en la Iglesia local, hasta el punto en el que la vasta mayoría de los católicos guameños le repudiarían", continuó.

A la espera de que firmen la sentencia los jueces que formaron parte del tribunal, presidido por el cardenal Raymond Burke, que llevaron el proceso contra Apuron, Sablan afirmó estar "contento" que todo haya llegado a un desenlace. "Esperamos que [a Apuron] se le halle culpable de estos crímenes atroces contra nuestra Iglesia local... y que se le reduzca al estado laico, ya que no es apto para ministrar a los fieles católicos de cualquier diócesis".