• Director: José Manuel Vidal
América
Monseñor Bosco Vivas RD
Se pretende construir el presente y el futuro de la familia sin Dios ¡No es atea siquiera! Porque el ateo se toma la molestia de decir que no cree. El que tienen una ideología de género ni se molesta en decir que no cree en Dios

(Israel González Espinoza, Nicaragua).- La primavera de Francisco no termina de cristalizar en algunos sectores de la Iglesia nicaragüense. El obispo de la Diócesis de León-Chinandega y vice-presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, Bosco Vivas Robelo, se manifestó en conferencia de prensa contra de la denominada ideología de género, a la que acusó de querer trastocar el "eje transversal de la sociedad" -la familia-, y remarcó que algunos sectores eclesiales desean hacer ver la exhortación apostólica Amoris Laetitia como una "ruptura" del magisterio anterior proclamado en las enseñanzas de Juan Pablo II y Benedicto XVI sobre la temática familiar.

Las declaraciones de Vivas Robelo, se dieron durante la rueda de prensa que el mismo convocó para anunciar el II Congreso Nacional de la Pastoral Familiar, que se efectuará del 20 al 22 de octubre en la norteña ciudad de Estelí (148 kilómetros de Managua), bajo el lema bíblico "Hoy quiero hospedarme en tu casa", tomado del Evangelio de Lucas 19,50.

"Lo que deseamos es que todos los hogares de Nicaragua se abran para tener como un huésped de honor al mismo Jesucristo, que quiere traerles la paz a cada una de nuestras familias y hogares", indicó el obispo Vivas Robelo, quién preside en el seno de la CEN, el Departamento de Familia, Vida e Infancia.

El jerarca católico de León explicó que los tres ejes que se analizarán en el Congreso de la Familia son la ideología de género, la formación de los jóvenes católicos para abrirse al "don de la vida" desde el matrimonio y hacer de las familias una verdadera Iglesia doméstica.

 

 

A juicio del obispo Vivas, uno de los grandes males que aqueja a la familia es la penetración de la ideología de género desde los colegios y universidades, y persigue la destrucción del plan de Dios que ha querido perpetuar el género humano desde la relación entre hombre y mujer.

"Ya ustedes (periodistas) conocen algo de esto (ideología de género). Se pretende convertir con un eje transversal prácticamente, como algo que implica a toda la vida de un país y a toda la familia, que se supone y es de hecho una célula principal de toda la realidad social y eclesial (...) se pretende destruir la presencia de Dios en la vida humana, incluso pretende corregir la acción de Dios en la creación y en la realidad que Dios ha querido hacer una sola cosa del hombre y la mujer para perpetuar el género humano", señaló monseñor Vivas Robelo en un auditorio lleno de periodistas.

Vivas Robelo, sin embargo, fue más allá y comparó a la ideología de género con el ateísmo, porque -a su juicio-, quienes viven o practican esta ideología desechan de Dios, para llevar una vida de desenfreno sexual sin rendir cuentas a nadie.

"Tenemos que responder a programas donde la ideología de género está planteando retos en colegios, que incluso ya hay alguna universidad que ya tiene como alguna orientación muy fuerte de no sólo impartir la ideología de género sino considerarla como un punto de partida válido. Se pretende construir el presente y el futuro de la familia sin Dios ¡No es atea siquiera! Porque el ateo se toma la molestia de decir que no cree. El que tienen una ideología de género ni se molesta en decir que no cree en Dios, simplemente prescinde de Él", manifestó el obispo de León y Chinandega.

De este modo, quedaron temas sociales importantes relegados del Congreso dedicado a la Familia, tales como la violencia contra las mujeres y en las familias, el fenómeno migratorio que separa a los miembros de un núcleo familiar y el nivel de vida socio-económico precario que poseen muchas familias nicaragüenses, sobre todo las más pobres.

Otro punto importante que omitió decir el obispo Bosco Vivas Robelo fue que en Nicaragua ya existe una política estatal pro-vida y pro-familia que patrocina el gobierno de Daniel Ortega desde su retorno al poder en 2007.

En mayo de 2014, durante la primera -y hasta hoy única- reunión del jefe de Estado con el Episcopado nicaragüense, el presidente Ortega y su esposa -hoy vicepresidenta del país- Rosario Murillo, criticaron el aborto terapéutico, la investigación con células madre y el llamado matrimonio igualitario, pero ambos guardaron silencio cuando los obispos le entregaron el histórico documento titulado En búsqueda de nuevos horizontes para una Nicaragua mejor, una especie de radiogarfía apremiante de país dónde le pedían entre otras cosas, una efectiva democratización del país.

 

 

Esa vez, el obispo de Estelí Juan Abelardo Mata Guevara manifestó que "los puntos torales (de documento episcopal) no fueron respondidos. Hubo silencio total", según detalla un reportaje del semanario socialdemócrata Confidencial.

También Vivas Robelo olvidó ante los medios la influencia que ejerció el sector más conservador de la Iglesia en conjunto con las sectas evangélicas nicaragüenses durante la formulación del nuevo Código de la Familia promulgado en 2012 por la Asamblea Nacional -controlada por el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)-, durante el cual en su redacción final quedó fuera del mismo los núcleos familiares que no constituyen el esquema clásico de familia: Padre, madre e hijos. También desde 2006 el aborto en cualquiera de sus formas está penalizado en Nicaragua.

Lo que no olvidó monseñor Bosco Vivas Robelo es resaltar que el día final del II Congreso de Pastoral Familiar de Nicaragua, coincide con la fiesta litúrgica de Juan Pablo II -pontífice que nombró obispo a Bosco Vivas-, y que durante su pontificado tuvo enfoques conservadores sobre la temática familiar.

"Providencialmente, el 22 (de octubre) ocurre la fiesta de San Juan Pablo II, que como sabemos fue un verdadero amante de la vida familiar. Aunque es domingo, y su fiesta propiamente queda relegada por la celebración del día del Señor sin embargo es significativo que sin habérnoslo pretendido, coincidiera esta clausura con el recuerdo de éste santo a quién conocimos en Nicaragua y que se distinguió entre tantas cosas buenas que Dios le dio por su respeto, amor y doctrina sobre la familia", manifestó emocionado el obispo Vivas Robelo.

 

Amoris Laetitia: Sí, pero no...

Cuestionado por este corresponsal sobre sí durante el congreso de la familia se abordaría el tema del acceso a la comunión de los divorciados vueltos a casar y la elaboración de pastorales específicas para los miembros de las minorías sexuales y mujeres que han abortado, dentro del marco de análisis de estudio de la exhortación apostólica post-sinodal Amoris Laetitia, el obispo Vivas Robelo aseguró que ciertos sectores eclesiásticos han querido vender la idea que el documento del Papa Francisco sobre la familia es "revolucionario" sin atender al magisterio papal precedente.

"Estos asuntos que ha señalado no han estado ajenos a la preocupación pastoral de todos los obispos del país. Efectivamente se ha estudiado la exhortación apostólica Amoris Laetitia del Papa Francisco, se ha visto que ahí hay continuidad entre lo que el Papa nos está diciendo, porque se ha presentado muchas veces la encíclica (sic) desvinculándola de todo el magisterio anterior como una revolución total o un cambio total dentro de la pastoral en la Iglesia...", enfatizó el obispo Bosco Vivas.

Vivas Robelo aseguró que la exhortación aspostólica Amoris Laetitia es una renovación y profundización sobre cómo dar respuestas desde la Iglesia a problemáticas actuales de la familia pero remarcó que la doctrina sobre los tres temas -aborto, minorías sexuales, comunión a divorciados vueltos a casar-, no ha cambiado. "No ha habido ningún cambio, ahí siempre permanece lo que hemos recibido porque esa es la historia de las creencias de la Iglesia (...). Cuando vemos que la doctrina va profundizándose no es que vaya adecuándose al mundo, sino que va buscando la manera como darle al mundo una medicina que ya la tiene pero que requiere método diferente por las circunstancias que va viviendo en cada época", subrayó.

 

 

Preguntado por una periodista de la cadena televisiva Vos TV sobre el llamado que han hecho colectivos que trabajan con las minorías sexuales para que sean reconocidos sus derechos en el seno de la Iglesia, el obispo Bosco Vivas explicó que la Iglesia "no discrimina" a nadie por su orientación sexual, sin embargo remarcó que la doctrina oficial eclesial sobre el tema contemplada en el Catecismo de la Iglesia Católica es "lo que aprendió del Señor" manifestando que en la vida hay sólo dos caminos: el camino que lleva al cielo y un camino que separa a las personas de Dios.

"Nosotros como Iglesia apreciamos a todo ser humano, cualquiera sea su tendencia incluso sexual. En la Iglesia no hay ningún desprecio, segregación para nadie por su pensamientos o comportamientos sin embargo la Iglesia lo que dice (sobre el tema) es lo que aprendió del Señor. Invita a todos, cualquiera sea su tendencia incluso en el campo sexual a vivir de acuerdo al Evangelio. (...) Eso (homosexualidad) está dentro de cada quién. Dios sabe, es un misterio todo esto que nosotros como decía el Papa no podemos condenar a nadie y la Iglesia de hecho no condena a nadie por sus tendencias, pero sí te dice las cosas de acuerdo al Evangelio. A algunos quizás les satisface, a otros no", indicó monseñor Bosco Vivas.

 

Esquiva preguntas sobre situación socio-política de Nicaragua

Monseñor Vivas Robelo se mostró reacio a contestar preguntas sobre la coyuntura social y política de la nación centroamericana, pese a ostentar la vicepresidencia de la CEN. Cuando un periodista le preguntó sobre el proceso electoral municipal que se está desarrollando en el país, contestó que "ése es otro tema. Estamos en el mundo y lo entiendo". Sin embargó no omitió decir que espera que la justa democrática -que ha sido cuestionada por la oposición como un mero formalismo del gobierno para adjudicarse la gran mayoría de los ayuntamientos-, se desarrolle en paz, sin odios y divisiones argumentando que el Episcopado jamás aceptará que la violencia sea vista como estrategia política.

También aseguró que aunque próximamente los obispos de Nicaragua se reunirán el 21 de octubre para evaluar planes pastorales y la realidad del país, aún no se concreta la idea de emitir un mensaje como Conferencia Episcopal sobre las elecciones municipales. Frente a las preguntas de los comunicadores, monseñor Vivas Robelo señaló que ya existe demasiada documentación sobre asuntos electorales por parte de la jerarquía católica nicaragüense que siguen teniendo validez de cara a los próximos comicios.

"Si es que parece a la Conferencia Episcopal oportuno emitir un comunicado respecto a las elecciones, lo haremos. Ya de hecho hay bastante documentación nuestra en asuntos electorales que pueden seguir siendo válidos también para estas próximas elecciones", concluyó Vivas Robelo.

 

¿Quién es Bosco Vivas Robelo?

Bosco Vivas Robelo, es el obispo más antiguo en activo de la Conferencia Episcopal de Nicaragua. Nació el 14 de noviembre de 1941 en Masaya, Nicaragua. Estudió en el Colegio Salesiano de la misma ciudad y en el Colegio Calasanz de Managua de los padres escolapios.

Ingresó al Seminario Interdiocesano de Fátima de Nicaragua y concluyó sus estudios en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Fue ordenado sacerdote por el Beato Pablo VI el 17 de mayo de 1970 en la Basílica de San Pedro.

Fue un estrecho colaborador del entonces arzobispo de Managua, Miguel Obando y Bravo, quién pidió a la Santa Sede que lo convirtiera en su obispo auxiliar en 1981. Durante éste periodo, que coincidió con la Revolución Popular Sandinista, adoptó posturas conservadoras contra los sacerdotes que simpatizaban con la teología de la liberación y deseaban acompañar críticamente y pastoralmente el proceso revolucionario (1979-1990).

En 1991, sucedió al Obispo franciscano Julián Barni como jerarca católico de León. Ha desempeñado diversos cargos en la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) desde 1981. Actualmente, es vicepresidente del Episcopado nicaragüense y encargado de la Comisión de Familia, Vida e Infancia del mismo.

Durante su largo obispado al frente de la Diócesis de León-Chinandega, la Catedral de León fue elevada a Patrimonio de la Humanidad por la Organización de Naciones Unidas para la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés), gracias a sus gestiones en conjunto con el gobierno de Enrique Bolaños Geyer (2002-2006).

 

Diócesis "en problemas"

En un análisis minucioso redactado por el sacerdote y teólogo español Rafael Aragón Merina, OP. publicado en la revista jesuita Envío de la Universidad Centroamericana (UCA) -titulado "Un retrato en grises de la Iglesia nicaragüense"- expresa que la Diócesis de León experimenta serios problemas debido al "acomodamiento y debilidades" del clero diocesano.

El sacerdote en el texto ilustra la situación de la Iglesia leonesa de la siguiente manera:
"En la diócesis de León está el obispo Bosco Vivas. Las debilidades propias del clero de León explican el acomodamiento que se observa en esta diócesis. Esas debilidades ponen al obispo y a su clero en dificultades: temen que, si hablan diciéndole al gobierno "cuatro cosas", el gobierno les pueda sacar "ocho cosas" y eso los mantiene callados".