• Director: José Manuel Vidal
América
Romería del Cirio de Nazaré
No podemos callar ante el descanso sobre las aguas potables. Es necesario que la sociedad civil, la clase política vean con mayor cariño la situación de las aguas

(Luis Miguel Modino, Brasil).- Este próximo domingo, 15 de octubre, la diócesis de Marabá, en plena Amazonia brasileña, celebra la fiesta del Cirio de Nazaré, en la que se espera una presencia multitudinaria de gentes llegadas de varios estados de Brasil. Aprovechando este momento, con una honda raigambre entre los católicos de la región, el obispo de esta diócesis, Monseñor Vital Corbellini, ha querido que sea una buena ocasión para reflexionar sobre el Bioma amazónico y su importancia en la vida no sólo de Brasil como del Planeta.

Esta reflexión sobre los biomas está acompañando la vida de la Iglesia de Brasil durante este 2017, pues fue el tema elegido para la Campaña de la Fraternidad, en la que se destacaba no sólo las plantas, animales y ríos, sino también a los pueblos nativos.

No podemos olvidar, insiste Monseñor Corbellini, que "la cuenca amazónica es la mayor del mundo" y que "contribuye al equilibrio del planeta". Por eso, muestra su preocupación con la situación en que se encuentra la región amazónica, pues "la deforestación afectó a 700.000 kilómetros cuadrados". Las consecuencias de esta devastación se dejan ver "en el momento crítico por el que estamos pasando en el Sur y Sudeste del Pará debido a la sequía, deforestación y a tantas quemas que estamos presenciando, ante las que las autoridades políticas deberían actuar".

Así mismo, el obispo de Marabá constata que "el nivel de los ríos está bajando cada vez más y en poco tiempo podemos tener una crisis hídrica por la falta de agua potable", situación ésta que pone de relieve la grave crisis ambiental por la que pasa la Amazonia, que se incrementa cada día como consecuencia de las políticas del actual gobierno brasileño, empeñado en esquilmar todo tipo de recurso en la región.

 

 

Lo peor de todo es que los pronósticos no son muy halagüeños, pues acabar de ser lanzado un proyecto de trasvase del Río Tocantins, el principal de la región, al Río San Francisco, con lo que la crisis hídrica sólo tiene previsión de aumentar. Por eso, Monseñor Corbellini, insiste en que "no podemos callar ante el descanso sobre las aguas potables. Es necesario que la sociedad civil, la clase política vean con mayor cariño la situación de las aguas".

La situación es tan crítica que un río de gran tamaño como el Tocantins ha dejado de ser navegable en muchas épocas del año, haciendo que probablemente no pueda ser celebrada la procesión fluvial del Cirio, lo que sería sustituido por un momento de oración, denuncia profética y toma de conciencia, como ya sucedió el año pasado, en el que se pida "que no haya más deforestación en las márgenes de los ríos y menos residuos y deshechos siendo depositados en las aguas".

Movidos por la fe, esperanza y caridad, el obispo insiste a quienes se van a hacer presentes en la fiesta, sobre la necesidad de "realizar algo de bueno para todas las personas, sobretodo los pobres y necesitados de la sociedad y a crear una cultura ecológica, como nos dice el Papa Francisco".

Ante la situación de sequía y el constante aumento de las temperaturas, Monseñor Corbellini insiste en la "necesidad de que todos, sociedad civil, clase política, empresarios, pastorales, movimientos, personas de buena voluntad se movilicen para tener saneamiento básico y cooperativas para reciclar basura", pues es necesario hacer cada vez más "para la preservación de la naturaleza que el Señor Dios nos concedió".

Este tipo de iniciativas ayudan a tomar conciencia sobre la galopante crisis ambiental a la que hemos sometido al Planeta Tierra, nuestra Casa Común, lo que muchos se empeñan en negar. Como cristianos somos llamados a testimoniar en todo momento nuestra preocupación por todo aquello que el Creador dejó al cuidado de la humanidad, pero que poco a poco está siendo agotado como consecuencia de la codicia humana.

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí: