• Director: José Manuel Vidal
América
La vida en Guatemala
Exhortamos a los laicos, hombres y mujeres miembros de la Iglesia, para que asuman su responsabilidad cristiana y ciudadana, particularmente profesional, y se comprometan a apoyar estos esfuerzos

La Conferencia Episcopal de Guatemala respaldó este miércoles 18 de octubre el trabajo de una comisión de la ONU contra la corrupción y la impunidad, meses después de que el presidente Jimmy Morales tratara de expulsar del país a su responsable. "Es evidente que en el país existe una dinámica de corrupción", afirmaron los prelados guatemaltecos en la declaración leída durante una conferencia de prensa.

"La lucha contra la corrupción debe mantenerse como un eje central en el accionar de la justicia, el Ministerio Público (Fiscalía) y obviamente la Cicig (Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala)", afirmaron los obispos en el comunicado.

De acuerdo con la nota, la larga historia de corrupción e impunidad que "ha caracterizado a Guatemala ha hecho necesaria la presencia de la Cicig", adscrita a la ONU.

La declaración -firmada por el presidente del episcopado de Guatemala, monseñor Gonzalo de Villa y Vásquez SJ, obispo de Sololá - Chimaltenango, y por el secretario general, monseñor Domingo Buezo Leiva, vicario apostólico de Izabal-, añade que "el papel de la Cicig ha sido fundamental y es a todas luces indispensable. Todo intento por debilitarla favorecerá la impunidad y afectará gravemente todos los esfuerzos en la lucha contra la corrupción. Pero no debemos olvidar que ésta es una responsabilidad de todos".

Dirigiéndose al Congreso de la República, los obispos afirman que "la iniciativa del 13 de septiembre de frenar el desarrollo de los antejuicios contra los diputados y apoyar legalmente la impunidad, muestra a las claras la falta de conciencia ética en muchos diputados y que es absolutamente necesario un cambio urgente en los mecanismos electorales. Dicho cambio debe incluir la determinación de un perfil de los candidatos, en el cual se integren como componentes esenciales, la dimensión ética y los conocimientos adecuados para legislar".

Los obispos invitan a encontrar una solución a los principales problemas, "como la pobreza creciente, la falta de empleo, las deportaciones masivas desde Estados Unidos y México de los connacionales. Se necesita que todos juntos como ciudadanos responsables encontremos fórmulas creativas que alcancen consensos importantes y sean instrumentadas en el plazo más corto posible".

"Exhortamos a los laicos", concluye el texto, "hombres y mujeres miembros de la Iglesia, para que asuman su responsabilidad cristiana y ciudadana, particularmente profesional, y se comprometan a apoyar estos esfuerzos. La lucha contra la corrupción es una parte de ellos y no debe ser conceptualizada como una confrontación ideológica. Promover una cultura de la transparencia y la honestidad es una tarea de la cual nadie debe quedar excluido".

Guatemala vive un clima de turbulencia política desde que el 25 de agosto la fiscalía y la Cicig solicitaron levantar los fueros al mandatario para investigarlo penalmente por supuesto financiamiento electoral ilícito.

Morales pidió dos días después la salida inmediata del país del jefe de la Cicig, el colombiano Iván Velásquez, tras declararlo persona non grata, pero la medida fue frenada por la justicia.

La Cicig y la fiscalía también lideraron la investigación sobre presunto fraude aduanero cometido por el entonces presidente Otto Pérez, que se vio obligado a renunciar por la presión meses antes de terminar su mandato. Actualmente está en prisión a la espera de un fallo judicial para saber si irá a juicio.

(RD/Aica)