• Director: José Manuel Vidal
América
'Iglesias santuario' en EEUU Agencias
Es una lástima que no podamos proteger a nuestra gente cuando lo necesita

(Cameron Doody).- Mientras que los obispos estadounidenses se reúnen en asamblea plenaria, no faltan voces de la conciencia de la calle para recordarles cuáles deben ser sus prioridades en materia de la justicia social. Activistas están pidiendo estos días en Baltimore que ofrezcan santuario a los refugiados 'ilegales' y que se posicionen firmemente en contra de la guerra.

De esta forma, Félix Cepeda, un joven de origen dominicano, se personó este lunes en la recepción del hotel donde los prelados de EEUU tienen su encuentro llevando un cartel exigiendo "Santuario ahora". Cepeda declaró al CNS que dedicaría los próximos tres días a ayunar y rezar para que las autoridades eclesiales abrieran al menos una propiedad suya en cada diócesis para los inmigrantes y familias que se enfrentan a la deportación.

"Muchas de la personas en riesgo de ser deportadas son católicas", denunció el joven. "Los protestantes", añadió -quienes han estado mucho más activos a la hora de defender a los llamados 'sin papeles'- "son nuestros hermanos, los amamos, pero yo creo que es una lástima que no podemos proteger a nuestra gente cuando lo necesita".

"La administración Obama y la actual también están deportando a mucha gente", continuó Cepeda. "El santuario es una opción para mantener a las familias juntas mientras luchen los abogados".

En respuesta a su petición, los obispos estadounidenses emitieron un comunicado en el que afirmaron que aunque "no cabe duda de que hay miedo entre la comunidad inmigrante... el papel apropiado de la conferencia [episcopal] es el de proveer recursos a los obispos miembros de modo que puedan hacer la mejor decisión para su propia diócesis", y no el de dictar si se debe ofrecer santuario o no.

Por otro lado, otro activista, el abogado Mark Scibilia-Carver, dijo también al CNS que estaba protestando por que los prelados sigan más de cerca la postura anti-guerra del Papa Francisco.

El letrado denunció lo que calificó como contradicción de los obispos la manera en la que afirman estar en contra de la guerra, pero luego ofrecen servicios espirituales y pastorales a las tropas en combate. "Soy un testigo de la no violencia", añadió Scibilia-Carver, apostillando que esta actitud es ella a la que llama el Evangelio.

"El racismo todavía existe y ha resurgido de forma preocupante en años recientes"

Entretanto, mientras Cepeda y Scibilia-Carver llevaron a cabo sus manifestaciones, los obispos estadounidenses abordaron este lunes en su plenaria otro tema de suma importancia: el de "los males del racismo", que viven aún "de una manera particular y perniciosa" en los EEUU.

George Murry sj -obispo de Youngstown (Ohio)- denunció que "el racismo todavía existe y ha dado un resurgimiento preocupante en años recientes", de acuerdo con lo publicado por el RNS.

Murry -el presidente afroamericano del comité anti-racismo de los prelados estadounidenses- reconoció asimismo que "algunos líderes e instituciones de la Iglesia han sido, a veces, parte del problema o no han estado a la altura de nuestra doctrina a la hora de resistir al racismo".

Desde que este comité fue establecido tras la violencia entre supremacistas blancos y manifestantes contrarios en Charlottesville en agosto, informó Murry, se ha dedicado a trabajar con el personal de la conferencia episcopal produciendo materiales para ayudar en la enseñanza y predicación de actitudes anti-racistas. Sus integrantes también se han reunido con miembros del Congreso para "aprender sobre el trabajo que ya se está haciendo, mientras que consideramos ideas sobre cuál es la mejor manera de avanzar" en la lucha contra este tipo de discriminación.

Los obispos pieden proteger "el don divino" del medio ambiente "para el bien de todos"

Cabe recordar que justo antes de emprender esta asamblea otoñal, el pasado viernes, los obispos estadounidenses dirigieron una carta al Congreso para pedirlo que aporte una cantidad de diez millones de dólares a la ONU para así contribuir al trabajo de ésta contra el cambio climático.

Según informa también el CNS, los presidentes de los comités sobre la justicia y paz internacional, por un lado, y sobre la justicia nacional y el desarrollo humano, por otro, firmaron una misiva en la que reiteran que es importante que se apoye a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC) para así proteger "el don divino" del medio ambiente "para el bien de todos"

Los obispos Óscar Cantú de Las Cruces (Nuevo México) y Frank Dewane de Venice (Florida) recordaron asimismo que "la doctrina católica afirma la importancia de la ciencia al servicio de la persona humana", razón por la cual urge que los políticos respalden las conclusiones a las que ha llegado la investigación seria sobre el cambio climático.

Es más, si el Congreso finalmente aprueba aportar a la ONU el dinero que debe amén de sus obligaciones diplomáticas y de colaboración internacional, lo hará sabiendo que, de esta forma, los EEUU "podrán dirigir atención y recursos a medidas de adaptación que ayudarán a todos, y especialmente a los pobres, a acomodarse a los efectos globales del cambio climático".