• Director: José Manuel Vidal
América
Macri, con el Papa
Grabois viajará a Chile con un contingente del movimiento de las 3T (Tierra, Techo, Trabajo) integrado por 700 campesinos e indígenas de los dos países, vecinos de barrios populares y trabajadores de la economía popular

El Gobierno argentino no tendrá representantes especiales durante la visita apostólica que el Papa Francisco hará a Chile, del 15 al 18 de enero.

El presidente Macri no asistirá a ninguno de los actos que el pontífice celebre en el país trasandino, a diferencia de su predecesora, Cristina Fernández de Kirchner, quien participó en Asunción de la misa que el obispo de Roma presidió al visitar el Paraguay, en 2015.

De esta manera, la representación nacional estará a cargo del embajador en Santiago de Chile, José Octavio Bordón, quien días atrás se reunió con el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Óscar Ojea, para repasar detalles de la logística preparada para recibir a los miles de peregrinos que irán a Chile por el Norte (misa en Iquique), el centro (en Santiago), y el Sur (en Temuco).

El gobierno de Chile no ha hecho invitaciones a funcionarios argentinos. Ni Santiago de Estrada, secretario de Culto y amigo del Papa Bergoglio, tiene pasaje.

El embajador Bordón espera que aparezca algún gobernador de provincia limítrofe, pero nada más.

Un argentino que sí hará parte de la gira es el dirigente de la CTEP, Juan Grabois, quien tiene un liderazgo sobre los grupos mapuches como patrocinante legal en algunas acciones. También intermedió para que Francisco recibiese en el Vaticano a los padres de Santiago Maldonado.

Grabois viajará a Chile con un contingente del movimiento de las 3T (Tierra, Techo, Trabajo) integrado por 700 campesinos e indígenas de los dos países, vecinos de barrios populares y trabajadores de la economía popular. Este grupo estará en la misa de Temuco del 17 de enero.

Integran ese contingente, además, un grupo importante de jóvenes de las casas comunitarias Vientos de Libertad, donde asisten hijos de militantes en recuperación de las drogas, y de la Cooperativa Los Topos y Topas, que son expresos y presas. No tienen previsto ningún encuentro personal con el Papa.

Hasta un millón de argentinos podrían cruzar la frontera para ver al Papa

Mientras tanto, las autoridades chilenas esperan un histórico movimiento de fieles que ingresarán al país durante la visita que realizará el Papa.

El vocero de Gendarmería de Argentina, Osvaldo Valle, adelantó que, sólo por el paso Los Libertadores, podrían pasar hasta un millón de argentinos, considerando que Jorge Bergoglio no ha ido al país trasandino y muchos de sus compatriotas ven ésta como la oportunidad para ver a la máxima autoridad de la Iglesia católica.

"Entre 800 mil y un millón de personas podrían cruzar hacia Chile. Se está haciendo toda una preparación, también del 1 de enero un operativo donde haya una mayor cantidad de funcionarios", indicó.

Se estima que muchos extranjeros lleguen a Chile por tierra y, además, existen paquetes turísticos armados. Eso sí, Andrés Baraldi, de la agencia de viajes Juan Toselli de Argentina, dio cuenta que las ventas no han estado a la altura de lo que esperaban.

"Se venía vendiendo muy bien durante el 2017. No creo que el Papa haya hecho que realmente se eleven mucho las ventas. Mucha gente, además, decide ir en bus o decide ir en otro tipo de transporte en vez de comprar un paquete", indicó.

Si bien el Papa Francisco viaja posteriormente a Perú para continuar su recorrido por América Latina, también se espera que una importante delegación peruanos llegue a Iquique, según señaló el coordinador de la visita papal, Javier Peralta.

(RD/Agencias)