• Director: José Manuel Vidal
América
El padre Felipe Berríos, sj
No han sido muy hábiles los organizadores, que no han sociabilizado más la visita. Se ha explicado poco. Pero esta molestia ciudadana se entiende por el 'cabreamiento' hacia la jerarquía

"El pueblo creyente de Chile se siente abandonado por sus pastores y desilusionado con los casos de abusos sexuales". Es el juicio del sacerdote Felipe Berríos, quien en una entrevista a El País de España prevé que el tema de la polémica en torno al obispo de Osorno, Juan Barros, "va a ser central" en la próxima visita del Papa Francisco.

El religioso, quien reside en un campamento en Antofagasta, reconoció que la visita del Pontífice ha sido "a mi entender, un poco críptica en cuanto a su organización".

También aludió a las críticas por el elevado costo de la gira.

"No han sido muy hábiles los organizadores, que no han sociabilizado más la visita. Se ha explicado poco. Pero esta molestia ciudadana se entiende por el 'cabreamiento' hacia la jerarquía", estimó.

"No creo que sea contra el Papa, que puede traer un aire de esperanza para muchos", añadió.

"Me habría gustado que se hubiesen hecho preguntas a las comunidades de base" al preparar la visita, argumentó.

"Esta es una sociedad mucho más crítica"

Berríos dijo que el Papa llega a un Chile "mucho más democrático, con la gente empoderada" y con un "espíritu libertario".

"Es una sociedad mucho más crítica que la que le tocó ver a Juan Pablo II", explicó.

Agregó que a ese escenario se suma que el país "ha dado pasos firmes, sobre todo con las reformas de la Presidenta Michelle Bachelet". "Por ejemplo, por primera vez consideraron la educación como un derecho", señaló.

Según Berríos, en Chile "la Iglesia católica está muy alejada de la gente, tremendamente cuestionada y con una jerarquía que no llega a los fieles".

Agregó que hoy al Papa "le debe sorprender una Iglesia chilena callada, metida para adentro". "No va a la vanguardia de los cambios de la sociedad chilena", aseveró.

Sobre el caso del obispo de Osorno, resistido por fieles de esa ciudad debido a sus vínculos con Fernando Karadima, el religioso jesuita consideró que el Papa Francisco "debería hacer un gesto". "Es un asunto que ha dividido y golpeado a la sociedad chilena. O no hacerlo, porque sería hiriente verlo, por ejemplo, abrazado a Barros", reconoció.

La respuesta de Berríos a Hasbún

El sacerdote jesuita también contestó a las afirmaciones del padre Raúl Hasbún. El religioso afirmó en una carta que un "Estado tirano" recibiría al Papa. Aludía a la aprobación del aborto por tres causales promovido por la actual administración.

"Hasbún está corrido en el tiempo. Eso lo debería haber dicho en dictadura", aseveró Berríos.

(RD/Agencias)