• Director: José Manuel Vidal
América
Mural para el Papa en Chile

(RyL).- Estimado Hermano Papa Francisco: Los grandes profetas siempre deben arremeter sin descanso contra las leyes y los jueces injustos. "¡Ay! los que decretan decretos inicuos, y los escribientes que escriben vejaciones, excluyendo del juicio a los débiles, atropellando el derecho de los míseros de mi pueblo, haciendo de las viudas su botín, y despojando a los huérfanos" (Is 10, 1-2).

Ya pronto estará entre nosotros; ¡Bienvenido! Chile es un país de mentiras y de mitos, vendemos al extranjero la imagen de un país desarrollado y libre de pobreza, una utopía del desarrollo europeo sin rostros morenos. Pero por el contrario, este país, a pesar de los profundos avances en nuestros 20 años de democracia, es un claro ejemplo de las crisis actuales, donde; la desigualdad, la corrupción y la injusticia han echado raíces profundas hasta el mismo corazón de la patria.

En este país las instituciones se encuentran en la peor crisis de legitimidad en su historia, la confianza se ha vuelto escasa, y en vez de existir un clamor por otro Mayo del 68 vemos desilusión y con ello el grave peligro de una de las mayores crisis que ha vivido la democracia; ya no existen amplias capas de la población carentes del derecho a sufragar, pero a pesar de ello la inmensa mayoría de las personas no votan, no militan, no participan, no se preocupan.

Los problemas del vecino, de la comunidad, de la mujer, de la madre, son descartables ante el consumo exacerbado y el arribismo que consume hasta el más miserable poblador. La falta de confianza, ha llevado para la casa a muchos, y muchos más jamás han salido de sus casas porque no existen los sueños del pasado ni la solidaridad que caracterizó a nuestro pueblo, hoy consumido por el consumismo y el individualismo.

Nadie confía en sus representantes, casi nadie los elige y a pocos les parece importar. Y no por un espíritu maligno dentro de este pueblo, sino por el mismo tránsito que hemos llevado como país. Y es en ese tránsito, en ese hilo, es el que deseamos mostrarle su Santidad, para que sepa que ocurre realmente en Chile y le sirva en su misión -que compartimos- por construir esa mesa del Señor donde todos tengamos cabida:

Los cientos de miles de víctimas de tortura, los miles de exiliados y los familiares de los detenidos desparecidos no han visto justicia en más de 28 años de democracia, gran parte de los torturadores siguen libres, los cuerpos siguen sin ser encontrados y el miedo sigue presente en muchas y muchos.

Los trabajadores y trabajadoras siguen viviendo bajo las reglas del modelo de económico de la Dictadura. Los limites al tiempo de Huelga (30 días nada más), la existencia de Multirut (que hace que las empresas tengan sindicatos divididos por tiendas, impidiendo su unidad a nivel nacional), la subcontratación, la flexibilidad laboral salarial e interna, han diezmado la sindicalización y permiten el amedrentamiento de los trabajadores.

A pesar de la valiente lucha de los trabajadores en Dictadura y el compromiso de sus dirigentes, como Manuel Bustos, los mismos partidos que se presentaron como dirigentes de la oposición democrática y a donde pertenecían muchos de aquellos dirigentes, han olvidado las promesas que anunciaron e incluso firmaron. Muchos cristianos en política pareciesen haber olvidado sus valores cristianos, permitiendo que tras tantos años sigamos viviendo en la peor versión del sistema económico que usted mismo, su Santidad, calificó como "un sistema que mata".

Han muerto 1.313 niños en situaciones dramáticas en la última década dentro del SENAME, varios miles más han sufrido violaciones y maltratos. Los niños en situación de mayor riesgo, aquellos huérfanos y abandonados carecen de una protección debida por parte del Estado, al permitir las lógicas subsidiarias la fiscalización del Estado disminuyeron provocando una carencia de transparencia pública y equidad en el trato a la niñez.

Mientras al no existir una planificación desarrollista de profesionales y técnicos, sumado al clientelismo existente dentro del SENAME, se ha producido una carencia en la formación y protección de menores. No existe un enfoque de cuidado a la infancia, mucho menos una educación liberadora que dé herramientas críticas a los más desposeídos y frágiles niños.

La subsidiaridad heredada de una cruel Dictadura y la corrupción provocada por los amiguismos y clientelismo han mermado y destruido una de las instituciones claves para la Justicia Social, aquella que está al cuidado de los más inocentes y pequeños, dándoles un infierno en vida que nadie merece.

Representantes de la Derecha como la Concertación aprobaron en su momento la terrible "Ley de Pesca", una ley en beneficio de las grandes pesqueras, dañando la vida del humilde pescador y de los pueblos indígenas.

Esta ley: aumenta las posibilidades de concentración pesquera al ser las cuotas transferibles, divisibles y sujetas a cualquier tipo de negocio jurídico; en el tenor del literal anterior, se produce un proceso de acceso a cuotas pesqueras, sin la necesidad de poseer una flota que respalde aquel proceso y por lo tanto esta se puede "mandar a pesca" (como ocurre en forma indirecta con la pesquería de la Jibia) y/o "vender la parte de la torta que le corresponde", es decir, se transforma en un negocio especulativo de interés para grandes empresas trasnacionales, con lo cual se finaliza el proceso de liberación y reacomodación neoliberal de nuestros alimentos marinos; y en términos concretos nuestros recursos alimentarios marinos fueron entregados a perpetuidad, con la posibilidad de ser heredables (trasmisibles y transferibles) al selecto grupo de empresas que han saqueado el mar y a cambio no han dejado nada.

En octubre de 1974, la Junta Militar aprobó el Decreto Ley 701 (DL 701) que posibilitó que las plantaciones de monocultivos de eucaliptus y pino radiata recibieran un subsidio de parte del Estado que nominalmente cubría el 75% de la inversión inicial pero que, en los hechos, cubría un 100% o más. Además, la dictadura militar subsidió de otras formas a las ricas familias dedicadas a este rubro. Les entregó a precios bajísimos; viveros, plantas industriales (celulosas) y decenas de miles de hectáreas de tierras, muchas de ellas arrebatadas a comunidades mapuche. Muchos comuneros fueron asesinados por defender sus tierras y nadie pudo o quiso hacer nada para defenderlos.

El costo social y ambiental necesario para llegar a dicho resultado ha sido demasiado alto y no puede mantenerse sin seguir ocasionando una catástrofe. Hoy, cada familia mapuche tiene, en promedio, tres veces menos tierra que en 1973.

A lo anterior hay que sumar que las plantaciones de pinos y eucaliptus ocasionan la descomposición de la biosfera, la extinción de especies nativas y terribles incendios que afectan a las comunidades y a la vida a su alrededor. Los mayores impactos se generan por el desecamiento y contaminación de las fuentes de agua, uso de pesticidas, sistemas inapropiados de cosechas, reemplazo de bosques nativos y aumento de riesgo de incendios forestales.

Se aproxima que en Chile hay más de 12 mil personas viviendo en la calle, sufriendo los embates del frío, pasando hambre, marginados, invisibles de todas y todos, en especial para las instituciones, para los más ricos y poderosos, para muchos políticos.

Jóvenes entre 15 y 29 años que no trabajan ni estudian -los llamados "ni/ni"- representan el 20% de la población. Las mujeres "ninis" representan la mayoría de estos, factores que lo explican pueden ser el embarazo y la diferencia salarial de géneros. La brecha entre hombres y mujeres está brutalmente presente en este país, y asimismo, una niña de 15 años embarazada queda excluida del sistema escolar y laboral.

Hay cientos de jóvenes que no tienen nada, nada en que creer, nada en que confiar, solos, abandonados por la Sociedad, por el Estado, por sus familias.

La mujer se encuentra en una situación crítica: los femicidios cada vez son más y más violentos, algunos de los perpetradores incluso han quedado libres; el sueldo de las mujeres (por el mismo trabajo, en el mismo tiempo) es en promedio un tercio más bajo que el de los hombres; desde el gobierno militar, impuesto por el ministro de Hacienda de aquel entonces, Hernan Buchi, las mujeres embarazadas reciben solo el 75% de su sueldo; hay enormes tasas de abusos, violaciones y acosos, a tal punto que una de cada tres mujeres chilenas sufrirán en algún punto de su vida alguno de estos actos repudiables e inhumanos.

Entre muchas otras situaciones, la mujer, en genérico sufre las fuertes presiones y profundas brechas en todos los ámbitos de la vida, desde la cuna vive dificultades injustas. Ahora bien, la mujer inmigrante, la mujer negra, la mujer indígena, y la amplia capa de mujeres trabajadoras sufren los problemas del racismo, la violencia más fuerte, las consecuencias económicas de este sistema del hambre, la exclusión, etc.

Los enormes casos de corrupción de cierto gran empresariado, las Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile, y los políticos del país han diezmado la confianza de la gente, como también muestra el fiel reflejo de la terrible situación en que nos encontramos como país.

SQM por ejemplo ha dado de forma ilegal alrededor de US$14 millones, lo que equivale a más de 40 mil sueldos mínimos, más de 13 millones de viajes en Transantiago en horario punta y más de 161 mil entradas al estadio en galería. Los millones que la minera aportó irregularmente a la política se reparten en actores de todas las tendencias. El primer puesto lo ocupa la UDI ($1.294 millones), seguida de cerca por la DC ($978 millones) y RN ($779 millones). También están entre los beneficiados el ex Presidente Sebastián Piñera (hoy reelecto).

También estos grupos económicos, estas familias poderosas, se han coludido reiteradamente para subir los precios, eliminando incluso el principio del sistema capitalista, al parecer la competencia es para los pobres, mientras que entre los ricos la cordialidad y solidaridad sobran para llenarse los bolsillos. Se coludieron para subir el precio a los papeles higiénicos, a los remedios, a alimentos básicos como la leche o el pollo, se han coludido de forma avariciosa afectando productos básicos para cualquier persona.

En las Fuerzas Armadas, a través de los fondos de la Ley Reservada del Cobre, han robado millonarias sumas, que han llegado a ser gastadas en alcohol, en apuestas, etc. Mientras el fraude fiscal en Carabineros llega a más de 15 mil millones de pesos.

Papa Francisco, lo necesitamos, necesitamos que continúe su lucha por el cambio, no solo dentro de nuestra santa y pecadora Iglesia, sino, dentro de todo el mundo. Requerimos de su presencia, voz y consejo, no sea solo para dar saludos a los feligreses o abrazar autoridades, venga a Chile a hacer cambio, a hacer lo que un Pastor debe hacer con sus ovejas.

Llame a los cristianos a participar en política, donde sea su domicilio, tire la oreja de quienes se llaman cristianos y hacen política para llenarse los bolsillos y olvidan que tenemos obligaciones éticas de servir al prójimo -entendiendo esto cada uno desde su perspectiva ideológica-, denos esperanzas de que podemos construir juntos en este país una Sociedad donde todos y todas tengan cabida, donde podamos vivir la Eucaristía en toda su expresión, que podamos vivir en comunidad en equilibrio con el medio ambiente y el respeto de los Derechos Humanos.

Esperamos que usted sea valiente, que dé la cara por las y los invisibles de Chile, que se enfrente a la verdadera realidad del país y no se deje engatusar por las mentiras que vende el empresariado, las autoridades políticas, e incluso muchos integrantes de nuestras autoridades eclesiásticas. Camine junto a nuestro humilde pueblo, junto a los y las jóvenes, actué con la coherencia y la praxis de la Compañía de Jesús en Chile, con coherencia a sus mismos discursos en los Encuentros Mundiales de Movimientos Populares (2014, 2015 y 2016), con su valiosa encíclica "Laudato Si" y con la profunda necesidad en que se encuentran los pueblos del mundo por la Justicia Social y la Paz.

Debe encarar a los corruptos, llamar a la ética y solidaridad, impulsar la participación y vida política por la construcción del Reino. No podemos seguir al margen y dejar que la sociedad se pudra, es ahora más que nunca que debemos movilizarnos. Como usted mismo dijo:

"La distribución justa de los frutos de la tierra y el trabajo humano no es mera filantropía. Es un deber moral. Para los cristianos, la carga es aún más fuerte: es un mandamiento. Se trata de devolverles a los pobres y a los pueblos lo que les pertenece" (Discurso 2do Encuentro Mundial de Movimientos Populares. Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, 9 de Julio de 2015).

Confiamos en usted su Santidad.

Ex estudiantes Colegio San Ignacio del Bosque:

Alonso Ignacio Salinas Garcia.

Juan Carlos Latorre Rincón.

Martin Dupre Riveros.

Ex estudiantes Colegio San Ignacio de Alonso Ovalle:

Felipe Ignacio Kuthe Armijo.

Sebastián Isaías Escobar Gálvez.

Ex estudiante Colegio Saint John's Villa Academy

Michelle Sofía Lavanderos Borgeaud.

Ex extudiante Colegio Juanita de los Andes:

Catalina Paz Mandiola Mosto

Ex estudiantes Colegio Patrocinio de San José:

Vicente Celis Mora.

Vicente Ignacio Reyes Mancilla.

Santiago de Chile, enero de 2018