• Director: José Manuel Vidal
América
Francisco encontrará muchas críticas en Chile y Perú RD
Se trata, sin duda, de uno de los viajes más complicados en estos cinco años de Pontificado, a dos países inmersos en fuertes crisis sociales y con una Iglesia salpicada por el estigma de los abusos sexuales

(Jesús Bastante).- El Papa Francisco llega este martes a Chile, primera etapa de una visita que también le llevará a Perú. Se trata, sin duda, de uno de los viajes más complicados en estos cinco años de Pontificado, a dos países inmersos en fuertes crisis sociales y con una Iglesia salpicada por el estigma de los abusos sexuales.

Karadima, el obispo Barros o el reciente caso de los maristas marcan el camino de la vergüenza de la Iglesia en Chile. El escándalo del Sodalicio y su fundador, Luis Fernando Figari, hace lo propio en Perú. Dos iglesias, además, que durante años fueron el soporte de la población más pobres, pero que ahora ocupan los puestos más bajos en la popularidad entre la sociedad de ambos países.

Por primera vez en sus cinco anteriores viajes a Latinoamérica, la víspera del viaje papal ha estado marcado por las críticas. Y, en esta ocasión (también sucedió en México con las víctimas de Maciel), la organización de la visita no ha previsto encuentro alguno con las víctimas de la pederastia clerical, lo que ha soliviantado a los afectados por los abusos a menores.

La política de 'tolerancia cero' de Bergoglio frente a los abusos ha hecho que esta cuestión se convierta en protagonista de cada viaje papal, algo que el Pontífice ha buscado dentro de un pontificado que apuesta por los descartados.

 

 

No habrá encuentro con las víctimas

Así, junto al drama de los refugiados, los derechos de los pueblos indígenas (cuya problemática también se vive en Chile y Perú) y la denuncia de una estructura clerical autorreferencial, Francisco ha querido estar cerca de las víctimas de los abusos sexuales del clero, una auténtica lacra que sólo ahora atisba una posibilidad de solución tras años de silencio cómplice.

Sin embargo, los episcopados de Chile y Perú no han incluido ningún momento para que Francisco se encuentre con víctimas de la pederastia. Que no son pocos en estos países: sólo en Chile se ha publicado una lista de 78 religiosos pederastas, algunos tan famosos como Fernando Karadima, quien durante años fue formador de muchos actuales obispos. Alguno de ellos tan polémico como Juan Barros, nombrado hace tres años obispo de Osorno antes las duras críticas de la feligresía, que continúan y se harán presentes en tierras chilenas.

En Perú, sigue presente el escándalo del Sodalicio, que esta misma semana el Papa ha querido afrontar interviniendo la congregación, aunque muchos lpiden a Francisco que dé un paso más y extradite a Figari (que actualmente reside en Roma, condenado canónicamente por sus fechorías). En este sentido, víctimas de abusos en Chile y Perú tienen previsto emitir una carta abierta para recordar al Papa que tiene una deuda pendiente con las víctimas.

 

 

Apuesta por los pueblos originarios

El otro gran tema que marcará el 22 viaje internacional de Francisco será el de los pueblos indígenas, una de las prioridades de este pontificado. Así, en En Temuco, a 600 kilómetros al sur de Santiago, el Papa se encontrará con la población mapuche, que supone el 7% de la población chilena.

Desde la capital de La Araucanía, Francisco denunciará los abusos sufridos por la comunidad mapuche, que combate desde hace décadas por sus derechos y que cuenta con una minoría radicalizada que ha protagonizado protestas violentas y ha atacado hasta parroquias y seminarios católicos.

Por su parte, en Puerto Maldonado (Perú), Bergoglio se reunirá con representantes de los pueblos indígenas de la Amazonía, a quienes probablemente presentará las claves del próximo Sínodo Panamazónico. Durante su encuentro, Bergoglio defenderá los derechos de los pueblos originarios, olvidados y masacrados durante décadas por los terratenientes. Tal y como apuntó el secretario de Estado, Pietro Parolin, Francisco "tiene en el corazón a las poblaciones indígenas y su contribución en cada país y en la sociedad".