• Director: José Manuel Vidal
América
Ecuador reza por los periodistas secuestrados Agencias
Desde la Iglesia en Ecuador, nos unimos en oración para que nuestros hermanos Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra, y otros más, víctimas inocentes del secuestro, puedan retornar a sus hogares

(C. Doody/Télam).- Que el Gobierno ecuatoriano "considere con seriedad el canje de los tres periodistas secuestrados por los tres disidentes de las FARC" detenidos en el país. Esa es la petición que ha realizado monseñor Eugenio Arellano, presidente de la Conferencia Episcopal ecuatoriana, organismo que también ha expresado su dolor por el "lamentable acontecimiento" del rapto de los reporteros del diario El Comercio en la provincia de Esmeraldas el pasado 26 de marzo.

Pero el ministrio del Interior, César Navas, afirmó que las autoridades "no van a ceder en absoluto a la presión" y añadió que la presencia del Estado seguirá firme en la frontera norte con Colombia, tras la detención de tres ecuatorianos y un colombiano, presuntos autores de un atentado explosivo producido ayer en el mismo estado de Esmeralda donde fueron secuestrados los trabajadores de prensa, reportó el diario local El Telégrafo.

El ministro indicó que se desplegó un operativo por parte de la policía y fuerzas armadas, con controles en las vías y allanamientos, en los que fueron detenidos esas cuatro personas.

Navas señaló que hay suficientes elementos de convicción en contra de estos y que el delito tipificado sería terrorismo.

Carta abierta de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana frente a los hechos ocurridos en Esmeraldas

- Quito, abril 5 del 2018

La Conferencia Episcopal Ecuatoriana, frente a los hechos acontecidos en Esmeraldas-Ecuador, que son de conocimiento público en relación al secuestro de los tres periodistas ecuatorianos del Diario el Comercio, los cuales han generado inseguridad y han desestabilizado el orden en esta parte de nuestro País, desea expresar sus sentimientos de solidaridad para con sus familiares y el pueblo en general por este lamentable acontecimiento que tiene repercusión no sólo nacional sino internacional.



Este tipo de acontecimientos no tienen cabida dentro del corazón de la Iglesia ya que rompe con la paz personal familiar y ciudadana.

Hacemos un llamado a la conciencia de todos, de manera especial de aquellas personas que acuden a estos mecanismos, aparentemente razonables e idóneos, buscan la atención de sus gobernantes y la sociedad a sus anhelos y deseos. Les pedimos que acudan a los procedimientos contemplados por los sistemas democráticos para elevar sus peticiones sin perjudicar ni lastimar a la comunidad. Somos hijos de una misma nación y un solo Padre.

Los familiares y amigos de los secuestrados han dirigido una carta al Santo Padre, la misma que ha sido canalizada ya a través de la Nunciatura Apostólica.

Desde la Iglesia en Ecuador, nos unimos en oración para que nuestros hermanos Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra, y otros más, víctimas inocentes del secuestro, puedan retornar a sus hogares e integrarse a sus actividades. Es del conocimiento general que en varias de las comunidades católicas y cristianas se ha elevado una plegaria por el bienestar de nuestros hermanos, la paz y el bienestar en el mundo.

Tengamos presente que es obligación de todos velar para que no se pierda la tranquilidad y el bienestar de la ciudadanía, que se consolide en términos de amor, justicia, equidad y solidaridad. Les invitamos a no desfallecer en la oración por la paz de nuestro País y de todos.

Invitamos a todos los sacerdotes y los fieles católicos para que este próximo domingo día de la Divina Misericordia, pongamos como intención especial en la Santa Misa la liberación de estos hermanos.

¡NOS FALTAN TRES Y LOS QUEREMOS VIVOS!